Carta al director

Carta de apoyo a Monseñor Goic

Por: Diario Concepción | 08 de Junio 2018

Ante la situación por la que atraviesa Monseñor Alejandro Goic K, Obispo de Rancagua, debido a hechos difundidos por la prensa, relacionados con situaciones que constituirían abusos de menores, abusos de poder y otros actos cometidos por miembros del clero de esa Diócesis, los abajo firmantes declaramos:

1.- Durante los duros años de la dictadura, primero en Punta Arenas y desde julio de 1979 hasta junio de 1991, en Concepción, acompañando como Obispo Auxiliar al Arzobispo José Manuel Santos, Monseñor Alejandro Goic se destacó como un Pastor cercano, solidario con los sufrientes y perseguidos, que defendió a las víctimas y acompañó a sus familiares con entrega, consecuencia y valentía. Esta conducta iniciada en su Punta Arenas natal desde el comienzo de la dictadura, le ha ganado el reconocimiento, afecto y gratitud de todos los que hemos conocido su labor pastoral.

2.- Monseñor Goic se ve enfrentado hoy a una muy dolorosa situación, ampliamente difundida por los medios de comunicación, producto de la repudiable acción de sacerdotes de la Diócesis a su cargo, que estarían involucrados en una perversa organización dedicada al abuso de menores y de poder. Algunos de los acusados han reconocido públicamente estos delitos; graves de por sí, pero doblemente graves si quien los comete tiene la condición de consagrado. Estos hechos, en su real alcance, han sido revelados luego de una investigación periodística que aportó pruebas desconocidas por Monseñor Goic hasta ese momento.

Monseñor Goic ha reconocido públicamente haber recibido hace un tiempo una denuncia acerca de acciones impropias de algunos integrantes del clero de Rancagua y, como un mínimo de prudencia, pidió pruebas. Mientras tanto consultó entre sus cercanos e interrogó a los presuntamente implicados. No avanzó con la agilidad que la gravedad ameritaba. Esto lo ha reconocido públicamente con pesar y congoja, y ha pedido perdón asumiendo sobre sus hombros toda la responsabilidad. A la luz de lo que se conoce, es fácil deducir que fue engañado por algunos miembros del clero, que tenía a su lado y eran sus colaboradores directos, al conocerse que estarían directamente implicados. Ha tenido firmeza para presentar a la Fiscalía todos los antecedentes de que se enteró por la prensa para su investigación; ha separado de su cargo a los implicados y ha concurrido a prestar declaración, colaborando con la justicia sin reclamar para sí privilegios ni trato especial por su investidura.

3.- Toda esta situación, dolorosa para la Iglesia en su conjunto, y para cada uno de los católicos, no termina con la estatura moral y con la ética y coherencia a la misión de Pastor que Monseñor Goic ha tenido durante toda su vida. Ayer defendió la vida y la dignidad de las personas, luego ha luchado por las demandas sociales a partir de exigir un salario digno para todos, hoy tiene la grandeza de pedir perdón por su actuar tardío y llevar a la justicia a quienes han faltado a su sagrado ministerio. Su testimonio de vida, entregado a servir a Jesucristo y a su Pueblo, nos obliga a rechazar con fuerza cualquier intento de tildarlo de encubridor o cómplice.

4.- Con respeto, admiración y gratitud solidarizamos con él, apoyando todo el esfuerzo que está haciendo por alcanzar la verdad de lo ocurrido; establecer responsabilidades y aplicar los castigos que correspondan. De igual forma, valoramos su compromiso y trabajo por buscar la verdad, e identificar, acoger y amparar a las víctimas.

Adriana Alvarado Carrillo, María Candelaria Acevedo Sáez, Mary Anabalón, Rina Aguayo Yáñez, Antonio Álvarez Bürger, Javier Arros Henríquez, Oriana Astudillo Sanhueza, Ximena Arellano Messer, Luis Alday Fernández,
Flor Bazaes Castillo, Gloria Bernal Fernández, Sergio Bitar Chacra, José Joaquín Brunner Ried, Mario Bustamante Conejeros, Marcelo Cruz Rodríguez, Eduardo Castillo Vigouroux, Edgardo Condeza Vaccaro, Bernarda Ceballos Garrido, Marina Casanova Mora, Raúl Campusano Palma, Tatiana Catalán Scricptschenko, Hernán Cárdenas Aguirre, Ana Dall’ Orso Sobrino, Luz María Dall’ Orso Sobrino, Claudio Di Girolamo Carlini, M. Luisa Díaz Castillo, Rodrigo Díaz Wörner, Bernardo Espinosa Bancalari, Silvia Espinoza, Jaime Esponda Fernández, Paulina Echeverría Surloff, María Angélica Fuentes Fuentealba, Manuel Flores Torres, Manuel Fajardo, Victoria Fariña Concha, Moisés García Muñoz, María Inés Godoy Jiménez, Sara Gutiérrez Velásquez, Cecilia Gutiérrez, Dante Gebauer Muñoz, Anna Karin Gauding, Roberto Garretón Merino, Liliana Hermosilla Salazar, Elizabeth Lira Kornfeld, Alexis Letelier Guerrero, Carlos Maturana Toledo, Edith Márquez Rivas, Olga Messer Mercado, Sergio Micco Garay, Ximena Muñoz Infanta, María Cristina Mora Valenzuela, Nelly Navarro Rojas, Rita Navarro Torres, Iris Navarrete Casanova, Rolando Neira Gavilán, Patricio Otárola Hidalgo, Paulina Ormeño Lagos, Susana Orellana Agurto, Angélica Padilla Ormeño, Guillermo Parra Inostroza, Francis Parra Morales, Silvia Pérez Garcés, José Andrés Pérez Quilodrán, Rodrigo Pincheira Albretch, Augusto Quintana Benavides, Carmen Quesney Besa, Luisa Reyes Valdebenito, Inés Ruiz Adaros, Eduardo Rivera Gajardo, Juan Rauld, Osvaldo Salazar Salazar, Mercedes Sánchez Errázuriz, Juan Pedro Sepúlveda, Jaime Torres Jofré, Ana Troncoso Chávez, Maritza Troncoso Sánchez, Viviana Troncoso Sánchez, Francisco Troncoso Uribe, Richard Vargas Narváez, Argentina Valenzuela López, Patricia Velásquez Martínez, Juan Gabriel Valdés Soublette, Alberto Valenzuela Araya, María Soledad Valenzuela Ochoa, Álvaro Varela Walker, Anamaría Velásquez Bazaes, Alejandra Velásquez Bazaes, Álvaro Velásquez Bazaes, Roberto Velásquez Bazaes, María Eliana Vega Soto, José Antonio Viera Gallo Quesney, Francisco Vidal Maturana, Patricia Whitlle Grove, Martita Wörner Tapia, José Luis Ysern de Arce, Carlos Zapata Sepúlveda.

Etiquetas