Carta al director

Juan José Latorre Benavente

Por: Diario Concepción | 15 de Abril 2018
Fotografía: Diario Concepción

Cada vez que se hace mención al Almirante Latorre, nuestra imaginación viaja de inmediato al más poderoso crucero acorazado chileno que durante la mitad del siglo XX fue el buque de guerra mejor armado del cono sur de América.  Su nombre hace honor a un marino de tanto temple como el mismo barco.

Juan José Latorre nació en Santiago el 24 de marzo de 1846, fueron sus padres don Elías Latorre Nicomedia Benavente, diplomático boliviano, y su madre doña Nicomedes Benavente Valenzuela, nieta de don Diego José Benavente, familia penquista, descendiente de la línea de políticos y militares de Concepción.  Sus primeros estudios los hizo en el English College de Valparaíso. Casado con doña Julia Moreno, con la cual tuvo 3 hijos.

El 15 de mayo de 1858 ingresa a la escuela Naval y participa en el curso de los héroes, integrado por Prat, Uribe, Condell, Montt, todos de reconocido temple. Recorrió todo el litoral chileno embarcado en diversos buques, como La Esmeralda, La Independencia, El Maipú, etc. Su temple naval lo hizo en el Combate de Papudo, donde se capturó La Covadonga, también entra en acción en el Combate de Abtao.  Otro hecho en el que le tocó participar, fue solucionar en Magallanes el motín de los artilleros, pero el momento de mayor gloria lo obtiene en la Guerra del Pacífico, donde lo vemos enfrentarse en Chipana a la Unión y la Pilcomayo, y en Angamos el 8 de octubre de 1879 en que al mando del blindado Cochrane captura el Huáscar, acción que dejó a Chile con el dominio del mar, lo que permitió concluir la Guerra del Pacífico.

El 6 de junio de 1884 ascendió a Contralmirante. El presidente José Manuel Balmaceda lo envía en 1886 a Europa a dirigir la construcción de los nuevos buques que integrarán la escuadra nacional, ya que,  según el presidente, le había manifestado “necesitamos en Chile una escuadra digna de este nombre, que nos mantenga en el puesto de honor y de confianza que hemos conquistado en el pacífico, ningún gobierno medianamente previsor podría olvidarse que nuestro porvenir está en el mar”

Durante la revolución de 1891, optó por la constitución y apoyó al Gobierno de José Manuel Balmaceda, por lo cual luego de los triunfos de Concón y Placilla por las fuerzas congresistas fue separado de la Armada. Hacia 1894, como miembro del partido liberal democrático, fue elegido senador por Valparaíso por una mayoritaria votación, por Ley Nº 937 del 21 de agosto de 1897, fue rehabilitado en sus grados y se le concedió el retiro con sueldo y grado de Contralmirante.

Durante el Gobierno del Presidente don Federico Errázuriz Echaurren, ocupó la cartera de ministro de Relaciones Exteriores, y le tocó resolver el problema limítrofe de la Puna de Atacama, con el acuerdo firmado el 23 de septiembre de 1898, hecho que motivó el abrazo del Estrecho de Magallanes entre los Presidentes Roca de Argentina y Errázuriz de Chile.

El Almirante Latorre falleció en Viña de Mar el 9 de julio de 1912. Hoy, una avenida principal del puerto de Talcahuano, rinde honor con su nombre a este insigne marino chileno.

Alejandro Mihovilovich Gratz
Profesor de Historia y Geografía
Investigador del Archivo Histórico de Concepción

Etiquetas