Carta al director

Encubrimiento en la Iglesia

Por: Diario Concepción | 09 de Febrero 2018

Señor Director:

Si el obispo Juan Barros encubrió los abusos sexuales en el círculo de Karadima, nos reafirma que hubo gente que lo ha respaldado y ha intentado blindar, más adentro de la Institución que de afuera. Hasta ahí tienen que llegar las indagaciones del obispo Scicluna. Es lo que podríamos denominar como una mafia vaticana, sucursal en Chile.

El obispado hasta ahora ha actuado con un silencio conmovedor y en bloque alejándose de las víctimas y cerrando filas con un encubridor, a título de qué me pregunto yo.

Distinguir que el nombramiento de un obispo extranjero para el “caso Barros”, nos refrenda y habla de la incapacidad y desconfianza que se tiene hacia obispado chileno y el nuncio para hacerse cargo de este grave asunto que nos interpela hace varios años.

Guardo la esperanza que estos testimonios sean válidos ante el visitador apostólico así como los hemos validado los laicos y laicas católicas comprometidos con el Evangelio, que de no llevarse a cabo será por esta inconsistencia de pretender hacernos creer que solo un grupito de obispos pueden obrar en verdad y justicia. A la luz de Jesucristo hoy sólo se refleja cobardía e inoperancia.

 

Carol Crisosto Cádiz

 

Etiquetas