Carta al director

Avenida bicentenario

Por: Diario Concepción | 04 de Febrero 2018

Los acontecimientos del siglo XIX ocurridos en Europa, producto de las guerras Napoleónicas, trajeron para América un cambio fundamental desde el punto de las administraciones políticas de los virreinatos y gobernaciones americanas.  La invasión a España por las fuerzas francesas de Napoleón Bonaparte en el año de 1808 y, el cautiverio del Rey de España don Fernando VII que fue reemplazado por el hermano de Napoléon, don José Bonaparte, ocasionó un rechazo a las pretensiones francesas por parte de los españoles organizándose en Sevilla una junta central que luego sería reemplazada por un consejo de regencia que en el nombre del Rey de España gobernaría tanto la península como las colonias americanas. Enteradas de las noticias de Europa, los americanos rechazaron la acción francesa reafirmando a su vez, su absoluta lealtad al Rey de España de quien según los criollos dependían los territorios americanos, desconociendo éstos la soberanía de las instituciones españolas que representaban al Rey como la junta de Sevilla o el consejo de regencia, manifestando que al igual que la Metrópolis las colonias americanas tenían el mismo derecho de gestionar un cabildo abierto en que los vecinos más destacados de la colonia eligieran una junta que dirigiera los destinos de la gobernación de Chile mientras durase el cautiverio del legítimo Rey de España don Fernando VII.

Desde 1808 y hasta 1810 una serie de acontecimientos marcaron la vida de la colonia, como la dimisión al cargo de gobernador de Chile, de don García Carrasco, (por conductas impropias a la función del cargo) en favor de don Mateo de Toro y Zambrano por ser éste el militar de mayor grado en Chile a la espera de la llegada de otro gobernador designado por el rey. Otro hecho lo constituían las maniobras políticas difundidas por los criollos con publicaciones como “El Catecismo Político Cristiano” que incitaba a los criollos por la tesis de un gobierno propio.

Con el objeto de calmar los ánimos entre peninsulares y criollos, y mejor gobernar y defender la gobernación de Chile de ataques externos, se resolvió luego de largas discusiones convocar a un cabildo abierto para el día 18 de septiembre de 1818, acto al cual asistieron unos 400 ciudadanos destacados de Santiago, quienes luego de jurar lealtad al Rey de España don Fernando VII, procedieron a elegir una Junta de Gobierno, la cual quedó constituida por don Mateo de Toro Zambrano y Ureta como Presidente, al Obispo José Antonio Martínez de Aldunate, como Vice-Presidente y representante de la Iglesia, José Gregorio Argomedo y Gaspar Marín, como Secretarios, Fernando Márquez de la Plata, Juan Martínez de Rozas e Ignacio de la Carrera, como vocales, y Francisco Javier de Reina, junto a Juan Enrique Rosales, como representantes de la asamblea.

Al cumplirse el 18 de septiembre de 2010 los 200 años de este primer gobierno propio chileno, (que condujera a que un 1º de enero de 1818 en los Morrillos de Perales, don Bernardo O’Higgins declarara la Independencia de Chile) la Municipalidad de Concepción, designó una avenida del sector Chillancito con el nombre de Avenida Bicentenario como homenaje a los 200 años de la Primera Junta Nacional de Gobierno de Chile.

 

Alejandro Mihovilovich Gratz

Profesor de Historia y Geografía

Investigador del Archivo Histórico de Concepción

Etiquetas