Carta al director

Crisis en la DC

Por: Diario Concepción | 02 de Febrero 2018

Señor Director:

La Democracia Cristiana está en uno de los peores momentos de su historia, y las causas además de variadas, son de larga data. Pero, no hay crisis que se pueda superar sino se parte por reconocerla sin eufemismos y hacer un diagnóstico acertado.

La crisis de la DC es electoral, política, ideológica y comunitaria. Lo electoral salta a la vista pues  obtuvo un 9% de los votos en la última elección parlamentaria, eligiendo solo 14 diputados.  El problema político surge por haber tomado  decisiones erróneas graves,   como no hacer primarias para elegir a los candidatos a alcaldes,  priorizar “el que tiene mantiene”,  aislarse en un sistema político que premia los acuerdos, alejarse de las organizaciones sociales y sindicales, optar por el camino propio  presidencial asumiendo la falacia de que eso le devolvería su identidad perdida,  por nombrar las más recientes. Por cierto, en este punto, poco ayudó el actual Gobierno y el resto de los partidos de la Nueva Mayoría,  pues no entendieron el rol que la DC podía y debía jugar en la coalición, representando a la clase media, graduando el avance de  las reformas y  buscando el apoyo mayoritario de la ciudadanía. Es obvio que cualquier cambio genera incertidumbre y, a veces, costos iniciales, que solo a la larga serán compensados. La DC debía ser el equilibrio transformador, pero no supo hacerlo, y tampoco la dejaron.

En el ámbito ideológico,  la crisis se expresa en la falta de sintonía de sus programas y propuestas con aquello que la gente hoy necesita. Es así como la DC desestimó las conclusiones de su congreso interno del año 2007, que hablaban sin complejos de reforma educacional, previsional, laboral, constitucional, en materia de salud, en cuya aplicación, como dije, se privilegiaría la gradualidad y la participación.

Pero también su “drama” se expresa nítidamente en el ámbito comunitario, o de la fraternidad interna. Quizás, es ésta la madre de todos sus males. Quién va a creer que la DC puede ayudar a construir una sociedad más justa, tolerante, respetuosa de la dignidad de cada persona, integrada y de hombres libres, si  cada vez que sus militantes tienen una diferencia, se atacan brutalmente y de manera personal, ejerciendo presiones en contra del otro, no respetando las decisiones colectivas, o amenazando con renunciar si estas no son de su agrado.  El ser demócratas y cristianos, les exige más que a ningún otro Partido, la  coherencia y testimonio con dicho proyecto comunitario. Ejemplo de lo anterior es lo que ha pasado con el voto político de la última Junta Nacional, el cual de manera lógica y democrática ratificó el rol de oposición constructiva de la DC,  expresó que ya no es parte de ninguna coalición política, pero que está abierta a llegar a acuerdos con todos quienes tengan como norte la defensa y profundización de los avances sociales de los Gobiernos en lo que ha participado. Impecable pronunciamiento de coherencia, que algunos antojadizamente le han dado el carácter de declaración de acercamiento con el Frente Amplio,

Pero ¿qué se hace ahora? Con humildad se deben reconocer las debilidades, reencontrase con el mensaje humanista, cristiano y trasformador que justificó el nacimiento de la DC. Eso sí, habrá que  clarificar su contenido, volviendo a estar en sintonía con la gente trabajadora (sectores medios y populares), integrándose a sus organizaciones (comunitarismo activo), practicando el valor de la tolerancia y la amistad cívica (“soportarse con amor” decía San Pablo) y dejar de creer que la identidad se recupera con más flechas rojas o aislándose  de los otros. La  identidad se encuentra cuando uno es y hace lo que predica, posee y promueve una propuesta clara, la que es compartida esencialmente por sus militantes, siendo capaz de llegar a acuerdos con todos quienes están en sintonía con ese mensaje,  superando el miedo (a izquierdizarse o a derechizarse)  por la certeza en las propias convicciones.

 

Patricio Pinilla Valencia
Abogado- Vice-presidente PDC Regional Bío Bío

Etiquetas