Editorial

La magnitud de la enseñanza técnico profesional en Chile

Por: Editorial Diario Concepción | 20 de Julio 2017
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Muchos estudiantes de enseñanza media, ahora en vacaciones, enfrentan su último semestre de cuarto año, la antes lejana perspectiva de las pruebas de suficiencia universitaria, se corporizan y no pocos, ven que sus promedios de notas no alcanza a darles un puntaje protector, algunos, han estado en cursos de preparación en horas extras a las escolares, los más ven en este último periodo del año la posibilidad de mejorar su preparación.

No todos tienen claro qué carrera van a seguir, divididas las opciones entre los que pueden elegir, los que tienen que conformarse con las opciones posibles y otros sin oportunidad alguna. Aunque todos tienen un posible horizonte que ha sido ignorado por décadas para la gran mayoría de los jóvenes; la educación técnico profesional, una de las debilidades mayores en las competencias laborales actuales, el no contar con técnicos calificados de alto nivel, en un escenario de avances tecnológicos como la robótica y la automatización.

Por su parte, las instituciones que se hace cargo de la formación técnico profesional no han errado en señalar que tienen el potencial para contribuir a que Chile sea un país más equitativo, sustentable y productivo a través del desarrollo de éste ámbito de educación superior

No es ampliamente conocido que ya a partir del año 2010, los alumnos que optan por la Educación Superior Técnica Profesional superan a los de las universidades,  según cifras del Ministerio de Educación, en 2016 unos 585 mil alumnos se matricularon en alguno de los 119 Centros de Formación Técnica o Institutos Profesionales  (CFT e IP), de los cuales 35 están acreditados, es decir, aproximadamente un 36%.

Del mismo modo, si se observa la cifra de titulados de ambos mundos, se aprecia que los estudiantes graduados en CFT e IP superaron en 2015 en cantidad a los provenientes de universidades, alcanzando un 52,6% del total, según un informe del Servicio de Información de Educación Superior del Mineduc.

Para los sectores productivos, como la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), esta tendencia es altamente favorable, ya que han señalado en diversas oportunidades las falencias que existen en ese nivel de competencia, se estima que el déficit aproximado 600 mil de técnicos profesionales, señalando el potencial de esta formación tanto para el desarrollo social como para la innovación y producción del país.

Es por tales razones que esos sectores describen a las actuales políticas de educación superior como muy sesgadas en el área universitaria, cuando, según sus registros,  hay un 90% de empleabilidad de los jóvenes con carreras de educación superior técnica, a los seis meses de haber egresado, una cifra que está claramente por encima de  la media de empleo para los jóvenes.

Son conocidas las altas cifras de desempleo juvenil, además se ha observado la tendencia a una mayor demora en encontrar trabajo por parte de profesionales universitarios, lo que no ocurre en carreras técnicas ya que las carreras de los IP y CFT, que parten de la base de ser pertinentes para las necesidades de las empresas.

El futuro indica parecida tendencia, cada vez será más necesario contar con técnicos altamente calificados para las carreras del porvenir,  ligadas a la ciencia, tecnología y matemáticas.

Falta cambiar algunos paradigmas, per los primeros pasos ya se han dado para mejorar las opciones laborales de los jóvenes.

Etiquetas