Deportes

Elección de ropa y calzado deportivo

Por: Diario Concepción | 04 de Septiembre 2017
Fotografía: salud y deporte

Leonardo Lagos Hausheer
Kinesiólogo y docente Universidad Santo Tomás Concepción

Hay quienes afirman que para hacer deporte sólo hacen falta ganas y tiempo. No obstante, algunos deportistas han ido innovando y llevado la indumentaria deportiva a otro nivel. Tanto, que se ha hecho necesario vestir bien a la hora de la práctica deportiva, pensando en la disciplina que se va a practicar. En este caso es importante saber elegir, no sólo por una cuestión de moda, sino también porque puede marcar una diferencia en la percepción del deportista sobre su rendimiento.

Actualmente existen zapatos/ zapatillas especiales que tienen el rol de estabilizar el pie o entregar mayor libertad dependiendo del tipo de deporte, pisada y movimientos compensatorios del tobillo que tenga la persona al momento de realizar una determinada actividad. Hay múltiples alternativas y distintos precios, que los mismos vendedores de tiendas ya saben ofrecer de acuerdo a los requerimientos de cada deportista. La ropa técnica está bajando de precio en el último tiempo -existe una oferta más amplia que ante también-, lo que motiva a usar indumentaria más liviana, aerodinámica y que se seca más rápido, por ejemplo.

No debemos olvidar que el deporte es una actividad cíclica, que genera impacto en nuestro organismo, y por tanto no podemos olvidar que cualquier antecedente de disfunción musculoesquelética podría acentuarse al momento de realizar estas actividades, sin la vestimenta o el calzado adecuado. Si la persona comienza a hacer deporte y presenta una alteración ortopédica de los pies, rodilla u otros, se sugiere realizar una evaluación previa, para no sobrecargar las articulaciones y elegir con buena asesoría.

En el caso de calzado, dependiendo de la marca, cada uno tiene su propia clasificación sobre el tipo que sea (duro-medio-blando), y su utilización de acuerdo a la proyección de pisadas (neutros, supinadores, pronadores, ultrapronadores). Si la persona realiza deportes como running se sugiere, en un inicio, zapatillas con sistemas de estabilización y en general no muy blandas. Esto aportará a que el despegue del suelo sea más eficiente. Si se realiza senderismo, se recomienda elegir zapatos con una mayor amortiguación en la planta del pie.

El límite de durabilidad de la zapatilla lo da su resistencia a deformarse. Si se observa que sus características iniciales ya se han perdido, es hora de comprar unas nuevas. Es relevante el acordonado, el cual de ser de manera simétrica y con la misma presión en todos los ojales.

Un zapato mal elegido puede provocar descompensaciones musculares y alteraciones ortopédicas, sobre todo en aquellas personas que tienen una forma diferente en sus pies y no lo saben. Esto puede generar dolor de tobillos, rodillas, caderas, incluso columna. En el caso del vestuario, si se selecciona uno muy apretado es probable que limite la funcionalidad muscular y aumente el consumo energético del deportista. Y por otro lado, si es muy grande, generará una mayor resistencia del aire.

La gran variedad de prendas de vestir y calzados nos hacen pensar que el más caro es el mejor y eso no es correcto. Cada prenda debe ser seleccionada en base a las variables: género, altura, deporte, biomecánica y la consulta a un experto es, sin duda, la mejor manera para elegir bien.

Etiquetas