Deportes

Vicente: el corredor a toda prueba

Por: Paulo Inostroza | 22 de Mayo 2017
Fotografía: Diario Concepción

Estudiante de Primero Medio del Colegio Santísima Trinidad es uno de los créditos del recinto sampedrino a la hora de acelerar.

La idea era sacarlo de clases, pero estaba en prueba de Biología y no pintaba nada fácil. Vicente Espinoza es uno de los destacados deportistas del Colegio Santísima Trinidad, pero también un muy buen alumno. Con 14 años, es especialista en los 80 metros planos y ha sabido combinar perfectamente los entrenamientos con el estudio. “Pasé con promedio 6,5”, advierte de inmediato cuando le pedimos sus números.

Vive cerca del colegio, en Andalué, y cuenta que “desde Primero Básico que estoy entrenando y el año pasado tuve buenos resultados para ser el más chico, y esta temporada todavía no me ha tocado competencias, aunque la más importante que viene es el Nacional”.

A veces los talentos se descubren de manera fortuita, como en su caso, pues en una situación cotidiana se inició su relación con el deporte. El sampedrino relata que “estaba en primero básico, jugando a la tiña o no recuerdo bien qué juego así bien de niños y un profesor me vio correr, se acercó y me dijo ‘tú eres rápido, deberías meterte a atletismo’ y me gustó. Fui a ver una clase, casi probando, y empecé a entusiasmarme”.

Pero ya no es el niño pequeño de Primero Básico, ahora lleva unas cuantas carreras en el cuerpo y siente que “he avanzado harto en cuanto a técnica y en mis números, lo que se nota cuando uno mide sus tiempos. Entreno lunes, miércoles y viernes, con el profe Edgardo Molina, de Sagrados Corazones y así me voy superando”.

Cuenta, casi a la pasada, que su padre fue un destacado basquetbolista y, con ese antecedente, manifiesta que “en mi casa les gusta que yo haga deporte. Mi papá, sobre todo, me dice que vaya a competencias, que me cuide. Tampoco es que tenga una dieta estricta, pero sé que debo comer carne, frutas y todo lo necesario. Además, después de entrenar, estudiar y hacer las tareas, uno igual termina el día bien cansado”.

Todavía toma esto casi como un pasatiempo, más allá de que no falta nunca a un entrenamiento y en cada una de sus prácticas intenta dar el máximo. Vicente aseguró que “no tengo grandes sueños. Cada competencia uno aspira a ganar, pero sobre todo a ir mejorando día a día y sentir que pude superarme. Soy medio solo entrenado en el colegio, al menos en mi disciplina. No llevo tanto tiempo entrenando y siento que aun puedo dar mucho más y mejorar varias cosas. Para eso hay que dedicarse”.

Faltan condiciones

Y también tiene su ídolo entre los velocistas. “Cuando chico siempre me gustó Sebastián Keitel. Escuchaba eso de ‘El blanco más rápido del mundo’ y me llamaba la atención que no era tan alto ni tenía el biotipo de los estadounidenses o africanos, pero competía de igual a igual con los de raza negra”, afirmó.

Y ya metido en esto, también tiene su opinión sobre la realidad nacional. Vicente apuntó que “el atletismo en Chile me parece poco avanzado porque sí hay niños que se motivan, pero no están las facilidades ni espacios para que todos puedan entrenar bien. Yo, por suerte, tengo dos bloques a la semana de Educación Física, pero sé que en otros colegios apenas tienen uno y eso no alcanza para nada. Alcanza para un trote y listo”.

Tiene dos hermanos en el colegio y toda su vida ahí. El veloz estudiante de Primero Medio remata que “en atletismo estamos empezando, pero siento que el colegio le pone ganas. Somos un colegio chico donde quizás no tenemos canchas gigantes, pero estamos creciendo en cuanto a lo deportivo”.

Y hablando de carreras, ¿cuál le gustaría estudiar? “No tengo idea, como que me gustan hartas cosas y siento que me queda tiempo para elegir bien”, concluyó.

Etiquetas