Ciudad

Rivas admite errores de las policías al investigar caso Matute

Por: Tania Merino | 08 de Agosto 2017
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

“Los testimonios apuntan a que podría haber salido vivo y quizás muy ebrio”, resumió ayer la ministra Carola Rivas respecto de los resultados del cuaderno investigativo por la muerte de Jorge Matute Johns.

Si bien, basándose en el secreto que mantiene la causa, no reveló más detalles, explicó que no existen antecedentes para establecer la muerte del universitario al interior del pub, por el contrario, detalló que testimonios lo sitúan vivo a la salida de la discoteque.

Agregó que en las próximas semanas se reunirá con la familia para entregarles mayores antecedentes.

Sobre el estado de ebriedad en que se describe al joven, manifestó que éste podía haber sido no consecuencia del consumo de alcohol, sino de la ingesta del pentobarbital. “No tenía dinero para comprar tanto trago. Él y su amigo sólo compraron una promo de bebida y pisco y se la tomaron entre cuatro… Esto puede hasta confundirse con los efectos propios de una droga como el pentobarbital”, ratificó la magistrado.

Error en el proceso

Los avances conseguidos durante estos tres años obedecen, admitió Rivas, a un trabajo en que se convocó a una mayor cantidad de testigos y a interrogatorios más detallados que contrastan con el trabajo anterior que centró su actuar sólo en supuestos. “Tengo que destacar todos los antecedentes en los que se trabajó en los primeros cinco años de investigación”, dijo Rivas.

Agregó que la mayoría de los testigos no habían declarado en la causa y quienes sí lo hicieron fueron consultados sólo respecto de “si habían visto o no una pelea. Nosotros no estamos preguntando eso, estamos preguntando qué tipo de gente había, si había drogas, fármacos, gente que realmente estuviera alocada… Ese tipo de preguntas las estamos haciendo hoy día, 16 años después”.

Reconoció que “hubo errores, porque todas las policías estaban tan presionadas por encontrar la verdad que la trataron de encontrar en lo más lógico… Las preguntas que no se hicieron fue porque la policía se centró en una golpiza, en un secuestro, de una persona golpeada y muerta adentro o en el estacionamiento, nadie se puso en la posibilidad de la existencia de una droga”.

“Todo lo que se ha mencionado hasta el día de hoy como prueba no es tal, son prejuicios y suposiciones. No he encontrado una prueba concreta que permita dar siquiera que permita dar siquiera un piso de validez a las hipótesis planteadas”, concluyó.

Etiquetas