Política

Jesús de la Corte, consultor español: el Pacyt marca “un antes y un después” en la Región del Bío Bío

El director de M&R, entidad responsable del estudio de competitividad regional adjudicado en el marco del proyecto Pacyt, afirma que el carácter disruptivo de la iniciativa empalma con el debate urbanístico y productivo que atraviesa la capital del Bío Bío.

Por: Diario Concepción | 20 de Abril 2019
Fotografía: UdeC

Entregar una visión actualizada de la competitividad regional y articular los factores productivos locales con los propósitos del proyecto Parque Científico y Tecnológico del Bío Bío (Pacyt), fue uno de los principales objetivos trazados en septiembre de 2018 a la consultora internacional Management & Research (M&R).

La entidad se adjudicó la licitación del denominado “Estudio de competitividad regional y del Parque Científico y Tecnológico, Pacyt Bío Bío” y su director, el español Jesús de la Corte -quien visitó Concepción para la presentación de su libro “Sorbos de emprendimiento”-, aprovechó de detallar las principales conclusiones del documento.

– En líneas generales, ¿qué elementos destacaría del Parque Científico del Bío Bío?

– Creo que puede marcar un antes y un después. Seguir compitiendo como tradicionalmente se ha venido haciendo, con materia prima, con producto base, cada vez más forma parte del pasado. Creo que seguirán cambiando los focos de poder económico, de control económico y todo lo que no sea significarse por tecnología, valor agregado, transformación, innovación, irá quedando atrás. Chile, ahora mismo, ocupa un lugar privilegiado en América Latina. Es un referente. Y creo que Pacyt es fundamental, es básico y puede determinar un antes y un después a nivel local y país.

– La proyección es, sin embargo, una invitación a soñar. El parque aún no es visible.

– Es cierto que hay una serie de desafíos, es cierto que hay que soñarlo, pero yo creo que ese es el momento bonito, porque cuando se sueña uno puede ser más ambicioso. Convertir el sueño en un modelo exitoso, dependerá de cómo la comunidad quiera soñar un proyecto de esa naturaleza. Bío Bío siempre ha sido un lugar singular en el cono sur y va a seguir siéndolo con Pacyt.

– El parque es una disrupción económica, social y también política. ¿Cómo ve la tarea de sumar actores?

– Creo que es normal que todos los cambios generen inquietud, desconcierto, dudas. Habitualmente suelen generar incertidumbre, sobre todo, cuando son grandes actuaciones infraestructurales que quedan para el futuro, que tienen un impacto en la sociedad y el medio ambiente. Hay un primer factor que está ahí. Creo que hay un segundo, que tiene que ver con las lógicas de Estado y partido. Las lógicas de Estado tienen una mirada de largo plazo, más allá de los intereses de campaña. Las lógicas de gobierno o partido son aquellas que de una forma u otra miran cuánto me queda en el cargo. Y no podemos pasar por alto que el año próximo la Región vive un proceso histórico de descentralización. A las puertas de este modelo, enfrentar una iniciativa tan novedosa y de tanto impacto, hace que los gobernantes puedan ir con ciertos pies de plomo, con cierta prudencia a la hora de enfrentar el tema.

– En específico, ¿qué conclusiones deja el estudio de competitividad regional?

– La Región es muy rica en diversidad, muy rica en elementos vinculados al medio ambiente y, por tanto, cualquier proyecto que se lance tiene que ser respetuoso con esa realidad, pero también ponerla en valor. Hay países que no mandan a sus equipos de trabajo, sus empresas y grupos de investigación a territorios que sean inhóspitos o que no respeten el medio ambiente. Asimismo, creemos que, aunque el sector empresarial es más bien tradicional, hay un colectivo de emprendedores jóvenes y eso lo decimos en el informe. Destacamos como riesgo que no pueden caer en conformismo, en acomodamientos; no pueden dejarse llevar por el miedo. Destacamos que hay que hacer un trabajo importante de sensibilización social y que entender que un centro como este también va a construir ciudad. El Parque Científico es una oportunidad para Concepción de construir la ciudad que sueña. Telecomunicaciones, conectividad, una nueva población flotante. Son cosas que tienen que estar sobre la mesa.

– Y en ese proceso, ¿crees que es riesgoso mirar el ejemplo de la capital?

– Si tratasen de soñar Concepción como Santiago, se equivocarían. Concepción debe ser Concepción. Nueva, moderna. Un proyecto de infraestructura y de atracción de talento tan singular como Pacyt, es la justificación perfecta para aunar a la comunidad y soñar. Por qué no un Metro, por ejemplo. Hay algunos paralelismos, pero convertir Concepción en Santiago sería un error. Creo que es el momento de pensar hacia dónde va a crecer la ciudad.

Etiquetas