Política

Seremi de Educación: “No porque el 86% de las familias haya quedado en el proceso regular, existe conformidad”

La autoridad salió, nuevamente, al paso de las críticas que existen por el proyecto “Admisión Justa” y entregó algunas cifras correspondientes a la Región que podrían justificar, a su modo, la existencia de una iniciativa que va en beneficio de una minoría.

Por: Marcelo Castro | 02 de Febrero 2019
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

En su oficina y con cifras en la mano, el seremi de Educación, Fernando Peña, trata de justificar la necesidad que hay para la Región de la existencia del proyecto “Admisión Justa” para la zona.

En este instante, se trata de un proyecto, que según Peña, se encuentra enfocado a 1.400 alumnos de un universo de 35 mil estudiantes que utilizaron el Sistema de Admisión Escolar en el año 2018.

– ¿Cuántas personas se mantienen al día de hoy sin matrícula?

– Actualmente, 1.411, ellos representan el 4% del total de postulantes en el periodo regular, que alcanzó 35 mil postulantes. De ellas, cerca de cinco mil pasaron al periodo complementario, esto es una cifra importante. Es en este universo de familias en donde comenzamos a trabajar admisión justa, ya que ellos nos comenzaron a contar que alumnos con muy buenos promedios no pudieron quedar en ninguno de sus colegios de preferencia. Hay un ejemplo, la señora Yessenia, su hija con promedio 7 no quedó en ningún colegio hasta el día de hoy.

– ¿Qué pasó con ella para que no quedara en ningún colegio si postulo a siete colegios?

– No cumplió ninguna de las variables que el sistema tiene que son; tener un hermano en el establecimiento, ser alumno prioritario, ser hijo de funcionario o ex alumno. Al no cumplir ninguno de estos requisitos, pasas a un proceso que es al azar y no quedó en ninguno de ellos y eso no es justo para nadie, ya que existe un sacrificio por parte de esos padres. Con este proyecto de ley, pedimos selección en colegios de enseñanza media en establecimientos de alto desempeño, que en la región son 28.

– ¿Cuáles son?

– Liceos emblemáticos, bicentenarios, etc.

– ¿El Enrique Molina, por ejemplo?

– No necesariamente, ya que hay colegios emblemáticos que no tienen la categoría de alto desempeño. Esto igual se relaciona con 1.411 familias que no se han podido matricular, ya que buscan otras preferencias que el sistema no les arroja.

Acá se está armando una normativa para el 11% de los padres.

– Sí, nosotros creemos que no se justifica reponer la selección en todo el sistema, solamente en los colegios de alto desempeño, donde la nota puede tener una función importante en la movilidad social de un alumno vulnerable, ya que eso genera un incentivo virtuoso en el sistema educativo. Son los mismos apoderados los que nos han dicho esto.

– ¿Qué se le puede decir al 86% de los padres que sí resultaron conformes con el proceso?

– Esta ley no debiese afectar al resto de las postulaciones, ya que está circunscritas a este grupo de 28 colegios. Y acá lo importante es entender que no porque el 86% de las familias haya quedado en el proceso regular exista conformidad, muchos reservarán un cupo. Hay una decisión que desborda el hecho, se trata de una valoración del sistema que quita atribuciones y libertades, en donde el Estado ordena un ejercicio que antes era propio.

– ¿Un estudiante vulnerable puede estudiar en un colegio particular pagado, como es la consigna de la “Ley Machuca”?

– La ley Machuca es un ejercicio de marketing político para dar la sensación de empate que puede ser inconstitucional que tampoco resuelve el principal desafío de la educación pública. Quiero ver a la oposición analizando cómo mejoramos la educación pública. El sistema no te puede obligar a un colegio donde tú no quieres ir.

– ¿Admisión Justa viene a mejorar los liceos emblemáticos?

– La idea es darle la opción preferente a alumnos con buenas notas en el sistema.

Etiquetas