Política

Jefe de DEG del Mineduc: “Soy partidario de la educación mixta”

De visita en Concepción tras la bajada del ministro Varela y el subsecretario Figueroa, José Palma, titular de Educación General del Mineduc, defendió las acciones del Gobierno en el marco de la agenda de género y las movilizaciones.

Por: Javier Cisterna | 10 de Junio 2018
Fotografía: Raphael Sierra P.

Compromisos de reparación para la escuela Callaqui de Alto Bío Bío -recientemente siniestrada- y citas con colegios particulares subvencionados, apoderados y la estructura ministerial de la zona, fueron las principales actividades de José Palma, jefe de División de Educación General del Mineduc, en su visita a la Región el pasado viernes.

Si bien en un principio se había comprometido el traslado a Concepción del ministro Gerardo Varela y, tras su bajada por problemas de agenda, se anunció que sería el subsecretario Raúl Figueroa el que vendría, fue finalmente Palma el responsable de la cartera que se encargó de la gira hacia el Bío Bío; tránsito marcado por la cercanía con el mundo particular subvencionado y las movilizaciones por una educación no sexista.

– El ministro Varela hace un tiempo pidió perdón. ¿Comparte el gesto hacia los sostenedores de proyectos particulares?

– Creo que el ministro con justa razón pidió perdón, porque en este país hacer una educación donde hubiera privados pasó a ser casi un delito. Hoy, en segundo medio, los privados están teniendo mejores resultados en Simce con niños vulnerables que los colegios públicos. Cómo no vamos a agradecer desde el Estado que los privados, que se hicieron cargo de la formación de niños vulnerables, estén logrando mejores resultados que lo que el mismo Estado ha sido capaz de lograr a través de los colegios municipales.

– ¿Se le cerró por completo la puerta al lucro en dicho régimen?

– Son temas que ya están cerrados. Temas como la desmunicipalización, el fin al lucro, entre otros, son temas que ya quedaron zanjados en grandes reformas y nosotros no vamos a volver atrás. Tenemos que entender que los colegios particulares subvencionados dejaron de percibir cofinanciamiento y reciben la subvención que entrega el Estado y que los resultados pasan por la gestión pedagógica. Ahí vamos a poner nuestro foco.

– En entrevista a este medio, el subsecretario Figueroa sostuvo que las grandes discusiones alejaron al ministerio del aula. ¿Está de acuerdo?

– Absolutamente. No solo perdimos el foco en la sala de clases, sino que, además, deterioramos los aprendizajes, porque cuando las cabezas están en otras partes y la política pública se conduce en otros lados, claramente el aprendizaje en la sala se desmejora.

– ¿Hay una evaluación de los servicios locales de educación?

– Ha tenido sus bemoles, fundamentalmente en temas de administración. La desmunicipalización no garantiza calidad. Es un proceso de cambio de sistema, pero su resultado inmediato no es la calidad. Ha presentado algunos defectos fundamentalmente en temas de organización y pagos a profesores.

– ¿Se recoge la demanda por una educación no sexista o más bien incomoda?

– Por supuesto que se recoge, por eso el ministerio ha generado una comisión en torno a género. Nosotros tenemos bastante en este ámbito, pero claramente nunca es suficiente. Yo, particularmente, creo que la mejor forma de avanzar hacia una a, es que las comunidades escolares vayan discutiendo esto. Lo que tengo claro es que cuando el valor del respeto prima en la convivencia escolar, estas cosas son fácilmente resueltas.

– ¿Tiene el Estado una deuda en De visita en Concepción tras la bajada del ministro Varela y el subsecretario Figueroa, José Palma, titular de Educación General del Mineduc, defendió las acciones del Gobierno en el marco de la agenda de género y las movilizaciones. educación sexual?

– La educación sexual está en todo el currículum en Chile y el currículum es obligatorio. Está desde primero básico en adelante, por tanto, hay asignaturas en donde están contenidos transversales de educación sexual. Por otro lado, en 2010 el Ministerio de Salud aprobó una ley en donde generó la obligación de tener un programa de educación sexual en los colegios. El punto es que eso luego se dejó a un lado en el Gobierno de la Presidenta Bachelet, fundamentalmente porque se concentraron en algo que no era educación sexual. La discusión sobre género y diversidad, que es muy legítima, concentró el quehacer y la educación sexual pasó a segundo plano, y eso ha generado hoy se requiera retomar este tema.

– Pero, lo que hoy reciben los estudiantes, ¿lo calificaría de suficiente?

– Si todo el currículum funcionara, claramente hoy tendríamos una mejor educación sexual. Estamos trabajando en ese tema para tener buenos programas y ponerlos a disposición de los colegios. Y aquí algo muy importante. La educación sexual, el programa de educación sexual que quiera tener el colegio, es el que ellos decidan. Nosotros no vamos a poner el pie del Estado para obligarlo a ciertas cosas.

– Esa libertad que propone, ¿aplicaría a temas de inclusión, por ejemplo, de niños trans?

– Que un niño sea tratado por el nombre social, entendamos que ya el Gobierno ha tomado iniciativas importantes en esta materia. Hay municipios que han asumido el trato con nombre social. Nosotros creemos que una buena orientación a los colegios es muy importante. Aquí hay una cosa que yo tiendo a ver, que normalmente el mundo ideológico de izquierda piensa que las comunidades escolares no son lo suficiente maduras para tomar sus decisiones. Fíjese que lo son. Yo fui director de educación de una comuna que transformó un colegio en mixto porque la comunidad así lo impulsó.

– ¿Cuál es su valoración personal de la educación segregada, que hoy se discute eliminar?

– Yo soy partidario de la educación mixta, pero con la misma fuerza que soy partidario de la educación mixta, soy partidario por sobre todo del derecho de los padres a decidir libremente qué educación quieren para sus hijos.

– ¿No le parece que discrimina la segregación por género?

– El padre que eligió el liceo de hombres para su hijo, no eligió el mixto pudiendo haberlo hecho. Ahí hay un ejercicio de libertad y nosotros vamos a respetarlo.

Etiquetas