País

Terreno de difícil acceso ha entorpecido labores de búsqueda de menor presuntamente secuestrada en Licantén

Por: Mauro Álvarez - La Tercera | 06 de Febrero 2018
Fotografía: La Tercera.

La zona está cubierta de árboles de pino y quebradas de difícil acceso.

Cuatro días han pasado desde la desaparición de una menor de 11 años presuntamente secuestrada por un individuo en cerro El Quelmen, Región del Maule.

La niña, de iniciales E.C, fue vista por última vez el día sábado cuando salió junto a su abuelo y José Navarro, quien golpeó al anciano en la cabeza huyendo presuntamente con la menor.

En el lugar trabajan en su búsqueda al menos 150 efectivos de Carabineros, Policía de Investigaciones, Bomberos y lugareños de Licantén, sin éxito.

Según explican las autoridades, la geografía del sector ha dificultado el trabajo de búsqueda de la menor. Principalmente la cantidad de árboles de pino, las quebradas de difícil acceso y lo extenso de la zona, han complicado la labor de los efectivos.

“Son más de 30 mil hectáreas de un terreno con bosque y hay muchos caminos distintos y de difícil acceso”, comentó a La Tercera, Abraham Vega, gobernador de Curicó.

A su vez, comentó que la ayuda de los lugareños del sector de cerro El Quelmel ha sido de gran ayuda para dar con el paradero de la menor. A lo que se suma un globo aerostático con cámaras térmicas donado por un empresario de la zona.

Cabe mencionar, por trascendidos el presunto secuestrador, “conocía al derecho y al revés el lugar”, comentó la autoridad.

Labores de búsqueda

Francisco Villagrán, inspector de Brigada de Homicidios de la PDI de Curicó, indicó que la búsqueda comienza cerca de las  07.30 horas, cuando los detectives se reúnen en la denominada zona 0, en el camino Las Puertas. Sin embargo, éstas terminan a las 20.00 horas cuando la neblina y la falta luz no permiten continuar el trabajo. Esto debido a que las quebradas de la zona son de difícil acceso y en el sector de la planicie también es necesario tomar precauciones.

Por su parte las labores de Carabineros terminan a las 21:00 horas, con drones nocturnos y herramientas especiales que permiten visibilidad de noche, por parte del Gope. “El terreno del lugar es muy tupido, hay árboles cada un metro, que miden entre nueve a catorce metros”,  explicó el comandante Aldo Borrori, prefecto (s) de la prefectura de Curicó.

Etiquetas