Opinión

Semidioses

Claro que sale más barato un minuto de fama en TV que comprar decenas de palomas en campaña.

Por: Silvanio Mariani 10 de Junio 2021
Fotografía: Diario Concepción

Jorge Condeza Neuber
Ingeniero Comercial.

Hace unas semanas la Comisión de Ética de la Cámara castigó a algunos diputados y diputadas por asistir a los matinales en horario de trabajo.

Es que hay canales que no hacen otra cosa más que tener políticos comentando hasta del más mínimo asunto y como solo hay que pasarle el micrófono a estos comentaristas para rellenar por horas, el programa se hace solo(gratis) logrando que quienes van sean visibles, sobre todo en año electoral y en época de campaña, aun a cambio del triste espectáculo de pasar horas esperando les hagan una o dos preguntas
Las autoridades de la Cámara tratan “desesperadamente” de impedir que estos trabajadores de la política hagan la cimarra y no olviden para lo que se les paga: trabajar. Y para ello han establecido emplazamientos, multas u amonestaciones sin que aquello cambie este penoso comportamiento. Es que estamos en presencia de semidioses. Seres muy superiores a los normales, esos que trabajamos y pagamos sus dietas y caprichos. Todos tienen algo que decir; todos saben de todo a pesar de que muchos de sus comentarios y opiniones carecen de conocimiento y rigor técnico lo que se traduce en que tengamos leyes de pésima calidad que antes de publicarse deban comenzar a parchar.

Es tal el desparpajo, que la diputada Sepúlveda, multada con el 3% de la dieta por ser reincidente, declaró ante las cámaras que ella no dejará de hacerlo y que irá a los matinales cuantas veces quiera ya que los ciudadanos merecemos estar informados. Es una loable función social lo que hace esta parlamentaria.

Claro que sale más barato un minuto de fama en TV que comprar decenas de palomas en campaña. Incluso es muchísimo más cómodo que tener que recorrer las ferias y confrontar a la ciudadanía. Y nada de mostrarse muy inteligente ya que lo ideal es mandarse alguna frase torpe, light o desubicada para que eso se convierta en #trendingtopic y obtener realmente el gran beneficio que siempre se busca: hacerse conocido.

Es patética la función de la comisión de ética, la que hace rato debería ser externa, elegida entre todos los chilenos (uno por región) para hacer cumplir, al menos, el reglamento que tan pomposamente indica que un diputado, al jurar constitucionalmente su cargo, se obliga a ejercer siempre su función con pleno respeto de los principios de probidad y transparencia y que: “por ser ellos representantes de los ciudadanos, quienes lo ven como modelo de conducta, debe esforzarse por actuar, en todos los aspectos de su vida, conforme a las virtudes de un ciudadano ejemplar”. Una verdadera tomadura de pelo.

Son parte de este engaño todos los periodistas de los matinales que miran para el lado sabiendo que sus invitados están cobrando su sueldo a pesar de no estar trabajando. El cuarto poder al desnudo.

También somos nosotros parte del problema, que sabiendo todo esto, poco hacemos. Bueno, son semidioses.

Etiquetas