Opinión

Ranas obligadas a migrar

Por: En el Tintero | 09 de Agosto 2019

El escenario no podía ser peor, relata un experto en reptiles, quien encendió las alarmas al ver la dramática disminución de las ranas en un sector del río Loa. Para los no iniciados, ofrece una explicación resumida, pero no por eso frívola; las ranas en cuestión “viven en unas microcuencas, que es un pequeño canal de regadío que no debe tener más de 300 metros. Ese lugar estaba lleno de ranas”, se hizo una estimación de las densidades poblacionales en unos 600 individuos. Al volver al lugar un par de meses más tarde, observa con justa preocupación la dramática disminución de estos batracios, con el río prácticamente seco.

Al darse cuenta de la importante reducción de ranas, el experto dio aviso a un colega, ni más ni menos que el presidente de la Red Chilena de Herpetología, quien se apersonó en el lugar para revisar el sector, convertido en un pequeño barrial, de más o menos ocho metros cuadrados, donde malamente sobrevivían no más de 62 ranitas.

En vista de ese patético espectáculo, ambos expertos determinaron que la única opción para evitar la extinción total de la especie era su traslado al Centro de Reproducción de Anfibios Nativos del zoológico del Parque Metropolitano, justifican; “ son las últimas, no se conocen más poblaciones de esta especie en Calama, viven solamente en ese lugar”. No quedó otra que migrar a Santiago, en pleno ambiente de descentralización, como ocurre frecuentemente en regiones.

Se esperan que las ranitas cumplan su misión bíblica y una vez multiplicadas serán devueltas a su hábitat natural en el río Loa, cuando este sea restaurado, a diferencia de otros ingratos que no piensan volver a su región de origen.

 

PROCOPIO

Etiquetas