Opinión

Tani, de la tierra de campeones

Por: Diario Concepción | 13 de Julio 2019
Fotografía: tarapacaenelnundo.cl

Algunos integrantes del acumulativo grupo de la cuarta edad, deben recordar la ahora desaparecida expresión; “más duro que el Tani”, que se utilizaba para describir extrema resistencia. El inspirador de la frase fue el iquiqueño Estanislao Loayza Aguilar, quien nació allí en mayo de 1905. Para ganarse la vida, Estanislao siguió el mismo oficio de su padre, siendo matarife, a los 14 años comenzó a practicar activamente en el box.

Fue descubierto por el manager Louis Bouey, quien se dio cuenta, antes que nadie, de su potencial, ganó su primera pelea por K.O. en 1921, con su nombre de combate, “Tani”. Tani fue uno de los primeros, gracias a su calidad como boxeador y como persona, en rebelarse contra el centralismo de Santiago y se fue a triunfar directo de Iquique a Nueva York.

Le fue lo más bien, el 2 de enero de 1925 debutó en el Madison Square Garden de Nueva York y ganó por puntos al local Moe Gambers en la categoría liviano. Luego hizo ocho exitosos combates frente a boxeadores estadounidenses, italianos, cubanos y mexicanos. Puso así su nombre en las portadas de la prensa de los Estados Unidos. Su forma de combatir le valió la admiración del mismísimo Al Capone, quien lo invitó un par de veces a almorzar, debiendo aguantar el rechazo de nuestro púgil que no era un chico fácil.

En una fecha como hoy peleó el título de campeón del mundo, el 13 de julio de 1925, en Nueva York, ante Jimmy Goodrich en el peso mediano, iba bien, pero el árbitro, un individuo grandote, le lesionó con un pisotón en un pie, al separarlo de su contendiente, el dolor le impidió a nuestro púgil aguantar otros rounds. Un accidente que no terminó su carrera, ya que siguió peleando con mucho éxito antes de regresar al país, donde fue s recibido como un héroe por una multitud entusiasta y por el presidente Ibáñez.

Es parte de la historia deportiva de Chile, con otro boxeador iquiqueño famoso, Arturo Godoy, razón por la cual Iquique se describe como tierra de campeones, chilenos modestos ambos, pero que dieron ejemplo de no bajar la guardia a la vida, no importa cuán difícil e injusto sea el arbitraje.

 

PROCOPIO

Etiquetas