Opinión

Espías al otro lado de la pantalla

Por: En el Tintero | 07 de Julio 2019

No nos vamos a dar cuenta cómo, larvadamente, la tecnología nos llevará de la mano, aunque no siempre de modo gentil, un extenso artículo del New York Times, sirve para tomarle el pulso a esta situación, de la cual, por mucho que queramos, nadie escapa.

Se describe el funcionamiento de un gran centro telefónico de una compañía aseguradora transnacional, parte del servicio al cliente. Cuando uno de los ejecutivos de la compañía habla por teléfono observa con cuidado la esquina inferior derecha de su pantalla. En un pequeño recuadro azul, aparecen indicaciones que le da una función de inteligencia artificial. Si habla muy rápido, el programa despliega el icono de un velocímetro para indicarle que debe hablar más despacio. Si suena adormilado, el software envía una “señal de energía”, simbolizada con la imagen de una taza de café. Si le falta empatía, aparece un corazón en la pantalla.

El otro lado de estas gentiles sugerencias es que el sistema no le saca los ojos de encima al ejecutivo en cuestión, al concluir cada llamada, el programa informa de todas las veces que dio recomendaciones y elabora lindas y reveladoras estadísticas, si el ejecutivo apaga el recuadro de notificaciones, también avisa sin demora al supervisor. Máquina odiosamente acuseta.

No es difícil entender cómo viene el transporte colectivo, por no decir cómo viene la micro, expresión de menor elegancia. Es decir, no es que la máquina nos reemplace, sino que puede ejercer la jefatura, indirectamente, hacer diagnósticos y tablas de frecuencia, de esa manera, podrá calcular cuánto vale nuestra tarea, con frías e insobornables evidencias de cómo lo estamos haciendo. Habrá que portarse muy bien.

PROCOPIO

Etiquetas