Opinión

La apetitosa luna de plata

Por: Procopio | 20 de Junio 2019

El hombre ya llegó a la Luna, a menos que sea verdad lo del montaje perfecto para dejar a los soviéticos de entonces verdes de envidia. Estamos en la fase de seguir intruseando en nuestro satélite favorito, de esa manera los chinos, para dejar esta vez a los norteamericanos color envidia, llegaron al lado oscuro.

Sin embargo, los de las estrellas y las franjas, han revelado en ese mismo sector un asunto llamativo; gracias a los datos recogidos por la misión Grail-Gravity Recovery and Interior Laboratory de la Nasa, más un cruzamiento de datos obtenidos por la Lunar Reconnaissance Orbiter sobre la topografía lunar, los científicos pudieron inferir, tanto el verdadero grosor de la corteza como la densidad real del manto, revelando un extraño exceso de masa subterránea, descrita como enorme masa metálica.

Se encuentra, por si hubiera interesados impacientes, en la cuenca Aitken de la Luna, en el polo sur de su cara oculta. Con 2.500 kilómetros de diámetro y 13 de profundidad, el cráter en cuestión siempre ha despertado a los astrónomos enorme curiosidad, si es que fuera necesario hablar de la curiosidad de los astrónomos, famosos por lo mirones, de hecho, su observación ya se encontraba entre los objetivos de la misión Apolo 17 que sobrevoló la cuenca Aitken en diciembre de 1972.

La masa metálica enterrada tiene el doble del tamaño de la isla de Sicilia, no se ha dicho de que metal de trata, pero tiene que haber despertado la gula de más de alguno, siempre dispuesto a sacrificarse por la ciencia, pensemos, para no perder el romanticismo, que se trata de plata pura, si se confirma, la próxima expedición puede que sea el próximo jueves.

PROCOPIO

Etiquetas