Opinión

Arreglar la casa para las visitas

Por: En el Tintero | 18 de Junio 2019

Concepción tiene mala fama meteorológica, puede que inmerecida, la larga tradición de lluvias impías e interminables, con viento norte de catastróficos resultados para inexpertos  portadores de paraguas, humedad que deja de un atractivo color verde en los zapatos guardados. Una particular tendencia a paredes húmedas tapizadas de  musgos de gran diversidad genética, han terminado por introducir esa imagen invernal ingrata en el imaginario nacional.

Sin embargo, tenemos otoños alargados y, a veces, tibios, con cambio escénico en el color de hojas, y una primavera con una gran cantidad de días perfectos, más un verano un poco más compasivo que la canícula letal de ciudades mediterráneas que se calcinan entre los cerros.

Larga introducción para pedir a quienes cuidan la ciudad que sean particularmente eficientes en estos tiempos de visitas, porque a pesar de la, a veces, mala prensa, Concepción es una ciudad bella, digna de visitar, con muchos lugares atractivos para el turista. Dan fe de ello grupos de visitantes inmortalizándose en fotografías con los íconos urbanos como fondo.

Tenemos uno nuevo, la rambla de la Diagonal, un logro de las autoridades edilicias que impulsaron su remodelación y ornato. En la medida que crecen los arbustos florales en el contorno, mejora aún más su aspecto e invita a caminar por allí y descansar sentados en sillones de cemento rojos, con algo de Dalí.

Urge cuidar y mantener esos sitios, no permitir que las rayas se queden, pintar de nuevo hasta agotar a los vándalos, cuidar el aseo, impedir la invasión de ambulantes y usuarios abusivos, dejar este y otros lugares como  testimonio de bienvenida.

 

PROCOPIO

Etiquetas