Opinión

Jueces: ¿Un suprapoder?

Son hoy actores políticos que tiene la facultad de inclinar la balanza del poder nacional e incluso supranacional.

Por: Diario Concepción | 24 de Mayo 2019
Fotografía: UdeC

Dra. Beatriz Larraín M.
Académica del Programa de Estudios Europeos
Universidad de Concepción

No es novedad para nadie decir que jueces y fiscales ocupan hoy un lugar importante en el acontecer noticioso nacional. Basta una mirada rápida a la prensa para constatar luchas de poder entre fiscales, nombramientos polémicos de jueces, corrupción, tráfico de influencias, etc. Como nunca antes, los jueces acaparan la atención de los chilenos.

Si miramos a los EE.UU., constatamos un fenómeno similar. Una casi obsesión por lo judicial, que marcó su peak de rating en el polémico nombramiento a la Corte Suprema de ese país del juez Brett Kavanaugh, acusado de abuso sexual delante de millones de televidentes.

En Europa el fenómeno no es muy distinto. El Brexit hoy tiene un profundo trasfondo judicial. En efecto, una de las grandes promesas del Brexit es librarse del enorme poder que la Corte Europea de Justicia (CEJ) ejerce en el Reino Unido. Este tribunal supra nacional, el órgano judicial máximo de la UE, se ha transformado, en opinión de algunos, en un ente poderoso, casi policial, al punto de lo intrusivo en la soberanía nacional de los estados miembros. Así, en el Reino Unido la industria química y metalmecánica abogan fuertemente por librarse de su influencia. En marzo de 2018, y bajo el lema “retomar el control” Theresa May prometía que tras el Brexit, los futuros tratados de la UE y su Derecho no se aplicarían más en el Reino Unido y por ende cesaría “de una vez” la influencia de la CEJ. Sin embargo, Bruselas respondió que el Reino Unido debía seguir sometido a la jurisdicción de la CEJ si quería mantener algún tipo de acceso al mercado común tras su retiro de la Unión, creando un problema más en esta larga saga de ruptura.

Cabe preguntarse entonces, ¿por qué miramos hoy con tanto interés un poder del estado considerado alguna vez “el menos peligroso” de los tres poderes? La respuesta yace en una constatación simple de llevar a cabo: los jueces tienen hoy un poder político que no tenían hace sólo unas pocas décadas atrás.

Los jueces no son ya oscuros funcionarios públicos escondidos detrás de escritorios y papeles. Son hoy actores políticos que tiene la facultad de inclinar la balanza del poder nacional e incluso supranacional si consideramos la situación europea. ¿Estaremos encaminados hacia un “gobierno mundial de los jueces”? El tiempo lo dirá. Por ahora seguimos siendo espectadores de esta nueva realidad.

Etiquetas