Opinión

Mano (y obra) de la Masonería en la creación de la Universidad de Concepción

Hasta ahora no se puede afirmar que la masonería, como institución, fundó la Universidad de Concepción, pero sí se puede aseverar que varios y connotados masones estuvieron en su gesta fundacional.

Por: Diario Concepción | 22 de Mayo 2019
Fotografía: Cedida

Danny Gonzalo Monsálvez Araneda

El ex Rector de la Universidad de Concepción, Edgardo Enríquez, señala en sus memorias que la Universidad había sido fundada por la Orden masónica. Días atrás, el actual Gran Maestro de la Masonería, Sebastián Jans, señaló que la Masonería considera a la Universidad una de sus obras más importantes y significativas.

¿Qué tienen en común estas expresiones? Muy simple, la reproducción de un discurso e historia (mito dirán otros) que atribuye a la Masonería la fundación de la Universidad

¿Qué tan cierto es aquello?

Aprovechando el Centenario de la casa de estudios se hace necesario ir puntualizando algunas cuestiones y despejar otras.

Al respecto, no cabe duda que un significativo número de personas que estuvieron en el proceso de fundación de la Universidad eran miembros de la orden masónica. ¿Pero aquello implica que la masonería se puso de acuerdo para impulsar la creación de la casa de estudios? Si así fuese, resultaría extraño y paradójico, puesto que desde la misma masonería se ha señalado en reiteradas ocasiones que la institución no actúa de manera corporativa, sino que a través de sus miembros, por lo tanto difícilmente la Orden pudo tomar ese acuerdo de manera institucional.

A partir de este punto, viene una segunda cuestión y es quizás la que más se aproxima a los hechos. Seguramente en más de alguna reunión de la masonería y de ciertas logias en particular se conversó la idea de dar vida a una Universidad, la cual pudiera representar o encarnar determinados valores, específicamente los del laicismo. A lo cual se suma una Universidad distinta, que no fuera ni Estatal (como la U. de Chile) o confesional (como la Universidad Católica). Relacionado con lo anterior es que aquellos “hermanos”, los más inquietos con esta iniciativa, procedieron en el “mundo profano” a unir fuerzas y trabajar, junto a otros actores (de la elite penquista y no masónico) en el proyecto de crear la Universidad de Concepción. En otras palabras, no se puede afirmar que la masonería como institución fundó la Universidad, pero sí se puede aseverar que varios y connotados masones sí estuvieron en la gesta fundacional de la institución.

Ahora, llama poderosamente la atención que durante 99 años no se realizara un trabajo de investigación que efectuara una revisión de los archivos de la masonería penquista y actas de las logias de Concepción del periodo, y en la cual se dé cuenta de manera explícita que la Orden fundo (o no) la Universidad.

Dicho lo anterior, hemos sabido, de buena fuente, que la masonería local está trabajando en aquello, que a partir de dicha investigación se publicarán actas o un libro en el cual quedaría demostrado lo planteado en las primeras líneas por Enríquez y Jans.

Mientras esperamos aquello, nos aferramos a lo que nos dicen las fuentes y archivos al día de hoy, que la fundación de la Universidad de Concepción no fue obra de la Orden Masónica, pero que en su gestación estuvo la mano y los principios de la Masonería a través de varios de sus integrantes.

Etiquetas