Opinión

Flexibilidad y cultura chilena

Chile es el quinto país de la OCDE que más tiempo le dedica a la jornada laboral y, sin embargo, somos de los menos productivos.

Por: Diario Concepción | 21 de Mayo 2019
Fotografía: Diario Concepción

¿Cuánto tiempo de la jornada laboral, estamos realmente trabajando?, ¿jornadas más largas son sinónimo de mayor productividad?, ¿pasamos demasiado tiempo en el trabajo? Chile es el quinto país de la OCDE que más tiempo le dedica a la jornada laboral y, sin embargo, somos de los menos productivos. Es interesante el debate que está impulsando la elaboración de leyes de flexibilidad laboral y, sobre todo, los estudios que demuestran que muchos países que han reducido y flexibilizado la jornada laboral, han tenido un aumento en la productividad.

Según el economista Gonzalo Durán, la productividad y la disminución de las horas de trabajo han tenido una correlación que se expresa fielmente en el desempeño de economías de Europa central, a las que Chile mira con admiración: Francia, instauró la jornada de 35 horas semanales, Suecia en la fábrica de Toyota Gothenburg, los trabajadores llevan más de una década realizando jornadas de 6 horas diarias y los beneficios han aumentado un 25% y el volumen de producción iguala a otras empresas con jornadas más largas.

Sin embargo, debemos tener en consideración que el aumento de la productividad no se relaciona exclusivamente con la disminución de las horas de trabajo. La economista chilena Carolina Grünwald, señaló que cortar la jornada laboral no nos va a hacer un país más productivo, ya que no existe relación entre que las extensas jornadas de trabajo y la baja productividad de los trabajadores chilenos. Los países que trabajan menos horas y tienen más productividad no son un ejemplo de eso, porque se rigen bajo patrones culturales distintos.

Queremos una mejor conciliación entre el trabajo y la vida personal y queremos ser más productivos. Para lograrlo debemos mirar la forma en la que día a día hacemos las cosas, e implementar la flexibilidad junto con un cambio de hábitos, que nos ayuden a rendir más, en menos tiempo y con un menor desgaste personal. Es importante que seamos conscientes de cómo somos y cómo trabaja la gran mayoría de las personas en Chile: Los estudios de la Universidad de Chile (Rainieri 2003), reportan que la cultura chilena presenta rasgos de paternalismo, evitación de conflictos, autoritarismo e improvisación, a diferencia de las culturas de los países más desarrollados, que tienen marcados rasgos de autodisciplina.

Tomás Vergara de Enseña Chile, fundación que ha implementado cambios en su jornada laboral comenta “Para que la flexibilidad laboral funcione, es crítico tener una cultura de resultados, porque las metas y exigencias son altas, por lo mismo necesitamos estar tranquilos y en control”. Dentro de su plan de capacitación para los trabajadores, tiene planificado entregar herramientas de eficiencia y gestión del tiempo para maximizar y  mejorar la toma de decisiones, ya que es un convencido de que son habilidades que se pueden entrenar. Hoy en día ya existen empresas chilenas que decidieron reducir sus jornadas laborales: FIRST JOB (plataforma de búsqueda de empleo) tiene una jornada de 38 horas y media, de lunes a jueves de 8:30 a 5:30 y los viernes de 8:30 a 16 horas y contempla la posibilidad del home office, (es decir, se trabaja desde el hogar). Fundación Fútbol Más, comenta que con la reducción de la jornada laboral, los trabajadores “se sienten más valorados al tener espacios en que pueden compatibilizar su vida laboral y personal”.

Pamela Espinosa B.
Psicóloga, Coach Profesional Pontificia Universidad Católica de Chile.
bac.cafeconcepcion@gmail

Etiquetas