Opinión

Revalorando el rol de la enfermería

La necesidad de recuperar la salud oportunamente requiere de enfermeros altamente capacitados.

Por: Diario Concepción | 09 de Mayo 2019
Fotografía: Cedida

Pía Molina Chailán
Enfermera UCI Médica
Hospital Guillermo Grant Benavente

Faltando muy poco para celebrar el 12 de mayo el Día Internacional de la Enfermería, en conmemoración del natalicio de Florence Nightingale, es inevitable expresar en breves palabras qué significa ser un profesional de enfermería.

Por años, la imagen social de esta profesión se ha traducido en estereotipos asociados al cuidado desempeñado por mujeres y a ser ayudante del médico. Si bien estas aseveraciones pueden tener un respaldo histórico, en la actualidad no representan al profesional de enfermería y a la amplitud de roles que posee para satisfacer las necesidades de salud de la población.

Diversas organizaciones internacionales han señalado que hoy constituye la mitad de la fuerza de trabajo en salud, por lo que instan a los gobiernos a mejorar sus políticas públicas para visibilizar su liderazgo, su formación académica y regulación del ejercicio profesional. El lanzamiento de campañas como Nursing Now, han sido el preámbulo para informar a la sociedad la voz que tiene enfermería para liderar el trabajo en salud y las dificultades que tiene para elevar la salud de las personas. Estas dificultades se traducen en el gran déficit de enfermeros y su mala distribución, por esta razón, la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha establecido el año 2020 como el año de la enfermería, con el objetivo de elevar su estatus y perfil, empoderándolo para situarse en el corazón de los desafíos en salud de nuestras comunidades, para lograr el acceso y cobertura universal de salud.

Si bien esto representa la realidad mundial, nuestra región no se escapa a esta visión. El Hospital Guillermo Grant Benavente está conformado por un grupo de enfermeras y enfermeros numeroso, con diferentes cualidades personales y expertos profesionales.

La gran mayoría se desempeña en puestos de trabajo clínico, donde convivimos a diario con la incertidumbre, el miedo y las angustias de nuestros usuarios, entendiendo que los cuidados que entregamos en muchas oportunidades se ven entorpecidos por diversos factores.

En nuestro caso, creemos que las unidades de cuidados intensivos representan para la sociedad la rudeza de la enfermedad, donde la fragilidad del cuerpo expuesto y el uso de las tecnologías eclipsa nuestra labor asistencial.

Pero no es así, somos un grupo humano en constante aprendizaje, que se enfrenta a una alta carga de trabajo asistencial y emocional, que está preocupado constantemente de nuestros pacientes y sus vínculos familiares.

Entendemos que la necesidad de recuperar la salud oportunamente requiere de enfermeros altamente capacitados en todas las áreas del cuidado, técnico y humanizado, sea cual sea el desenlace de la enfermedad.

Etiquetas