Opinión

Dudas

Por: Diario Concepción | 12 de Abril 2019
Fotografía: Diario Concepción

Jorge Condeza Neuber
@jorgecondezan

No sé qué filosofo escribió que cobarde es quien sabiendo lo que es justo, no lo hace. Y en el Chile actual el asunto hace mucho sentido, sobre todo en dos temas del área salud, que sistemáticamente están en cualquier conversación de sobremesa: las Isapres y los remedios.

Días atrás destituyen al superintendente de salud por haber postergado el inicio de las rebajas a los clientes de las Isapres que por edad ya no debían estar afectos a ciertos recargos. ¿Qué lo llevó a postergar la entrada en vigencia de algo justo? ¿Cuántas veces han escuchado la oferta de una reforma integral del sistema de Isapres y el fortalecimiento del aparato público, o de la eliminación de miles de planes de salud por un par de planes únicos y comprensibles hasta lo básico?

¿Que opinión tienen ustedes, de que debamos presentar recursos de protección para así evitar que la Isapre no aumente el precio del plan de salud y que, parte de la cotización para administrar salud, termine en el pago de las costas judiciales para defendernos del proveedor de salud cargado de pomposos programas de RSE? Pero cada año se fallan cientos de miles de recursos de protección a favor de los consumidores y nadie mueve un dedo para que eso se aplique al 100% de los clientes o se convierta en ley. ¿Será cobardía?

Y el otro tema -de los tantos que se podrían tratar en el rubro- es aún más patético. Hace unos años se descubrió que las cadenas de farmacias estaban coludidas para reventar a sus clientes cobrando precios más altos. Los invito a que piensen que ocurrió después de todo eso. ¡Nada! Incluso, una de las cadenas se revalorizó y se vendió en mil millones de dólares o más. ¿Es que acaso se redujeron los precios? Ni por milagro. Y seguimos escuchando casos que acreditan que un remedio en Chile cuesta el triple que en Argentina o 4 o 5 veces más que en algún país Europeo. ¿Y? ¿O será más importante regular las autopistas urbanas que los remedios?

Respuestas básicas abundan, pero la que más me gusta es: que las posibles soluciones se enfrentan a gremios muy poderosos (…) y que no son otra cosa que 3 o 4 empresarios por rubro que hacen lo que quieren. ¿En qué consistirá ese poder que impide a las autoridades hacer lo justo? ¿Será lo que Weber definió como el concepto de dominación sobre un grupo que como contrapartida tiene interés en obedecer? Es difícil entender que un grupito de empresarios coludidos tenga más “poder” que el poder ejecutivo o el legislativo. ¿Qué tipo de dominación tienen las Isapres o las cadenas de farmacias sobre nuestras autoridades?

¿Estará pensando Ud. señora o señor que no es cobardía lo que está detrás de todas estas injusticias y que en este y otros temas, en que sistemáticamente salen perjudicados los consumidores, sólo puede haber fardos de billetes muy bien alineados? Es extraño, porque en todos estos casos el plantear soluciones te convierte en héroe y llevarlas a cabo en santo. Y es raro que ninguna autoridad quiera convertirse en el héroe valiente que nuestra sociedad ansía.

Etiquetas