Opinión

Mapa de la vulnerabilidad

Por: Diario Concepción | 05 de Abril 2019

Sustituir la intuición por la precisión es el primero de los pasos, para comenzar el camino de la modernización del Estado y de la construcción de gobiernos inteligentes, que orienten la toma de decisiones haciendo uso de los instrumentos tecnológicos, hoy disponibles particularmente en materia de Macro Datos para diseñar e implementar políticas públicas y focalizar el gasto público, para transformarlo en inversión en función de objetivos específicos y medibles, para alcanzar mayores niveles de eficiencia y eficacia, para poner en valor la democracia y éticamente, para alcanzar los fines del Estado.

Deben ser política y fines prioritarios del Estado, entre otros, fruto de grandes consensos que deben estar por sobre los programas coyunturales de gobiernos de turno, la superación de la pobreza, la superación de la pobreza multidimensional y a partir de los tratados y acuerdos internacionales suscritos por Chile, la promoción de los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible del Pacto Global 2030, entre otras materias de primer orden, que deben nutrir acuerdos transversales, para hacer la transición hacia el desarrollo. Y como seguramente no lograremos llegar a un acuerdo respecto de la interpretación de desarrollo, convengamos en uno que debe superar la sola lógica del tamaño del PIB, para transformarse en uno integral, que sea proyectable en el tiempo y que se haga cargo de estimular, la inversión, la producción, con una matriz moderna y que incorpore Innovación I+D+i, el crecimiento y la distribución eficaz; Inclusivo que haga a todos participar de sus frutos y Sostenible, en plena observancia al Pacto Global 2030.

En virtud de lo expuesto en los párrafos anteriores es preciso valorar el enorme aporte del gobierno con motivo de la elaboración del Mapa de la Vulnerabilidad, como orientador de Políticas Públicas, de decisiones asertivas, de focalización del gasto y para impulsar con eficiencia el combate a las brechas de vulnerabilidad social, como imperativo ético.

En absoluta coherencia, con los indicadores que encienden luces de alerta en materia de igualdad en dignidad y derechos, garantizados en la declaración universal de derechos humanos y la constitución política de la república en ambos casos en el artículo primero, hemos venido sosteniendo desde nuestra Fundación y reafirmamos la urgencia en impulsar la descentralización como una reforma que pase de lo nominal a lo real, con mayor compromiso y voluntad de los gobiernos, que no sólo deben cumplir con los mínimos, sino deben atreverse a transformar la naturaleza del Estado Unitario para dar paso a uno Regional Descentralizado, con un marco financiero, que haga posible estimular ese desarrollo en el territorio, con una Ley de Rentas Regionales, con una profunda modernización del sistema de inversión publica y una reforma transformadora que debe modernizar el Estado adecuadamente, con el control y medición de la eficiencia y eficacia en obtención de los objetivos y la revitalización, para poner en valor la democracia.

 

Augusto Parra Ahumada
Presidente Fundación República en Marcha

Etiquetas