Opinión

Aprendizaje diferenciado

Por: Diario Concepción | 09 de Enero 2019

A comienzos del año 2018, un medio de televisión alertó respecto a la existencia de niños que, a pesar de estar cursando octavo básico, aún no sabían leer. A mediados del mes de noviembre del mismo año, el Ministerio de Educación informó que alrededor de 160 mil estudiantes no leen bien cuando pasan a segundo básico. Cifra bastante relevante, si consideramos que representa sobre el 60% del total de alumnos que asisten a dicho nivel de enseñanza.

En este escenario, los esfuerzos del actual gobierno del Presidente Sebastián Piñera, de enfocarse en lo que sucede al interior de las salas de clases, a través del plan Todos al Aula o del programa de lectura Leo Primero, se advierten de manera muy apropiada. Se trata de iniciativas destinadas a elevar los estándares de enseñanza, con el propósito de que todos los niños aprendan un mínimo que les garantice continuar avanzando en su aprendizaje.

No obstante, el trabajo que las autoridades realizan es insuficiente. Chile posee un sistema escolar que opera bajo el supuesto de que todos los niños aprenden de la misma forma y a igual velocidad, cosa que es sabidamente errónea.

El camino a seguir es aquel que les permita a las escuelas diferenciar el currículum escolar de acuerdo a las capacidades, necesidades y aspiraciones de cada alumno y familia. De no hacerlo, los trece años de escolarización obligatoria existente en el país, para muchos niños, jóvenes y adolescentes solo serán años de juegos, cuyo resultado para unos pocos será el de laureles y futuro y para muchos, únicamente barro y cemento bajo los zapatos.

Antonia Vergara Donoso

Etiquetas