Opinión

Ninguna sorpresa

Por: Diario Concepción | 07 de Diciembre 2018
Fotografía: Diario Concepción

Jorge Condeza Neuber
@jorgecondezan

Esto de los viáticos parlamentarios es algo que se sabe desde hace años y me sorprende que cause tanta sorpresa y molestia. Anteriormente, se descubrió que lo recibían aun sin estar trabajando, como, por ejemplo, en viaje al extranjero. Este “pequeño” extra para gastos de hotel en Valparaíso es adicional a los 9 millones de sueldo, al teléfono, a la bencina, al chofer, a los asesores de verdad y a las asesorías truchas, y tantos otros ítems que desde hace años tienen como beneficio y que cada cierto tiempo se vuelven a discutir, pero sin que pase absolutamente nada.

Investigué por años el viático que les pagan por viajar al extranjero, otra caja negra sin acceso para el control ciudadano o de la Contraloría. Después de decenas de peticiones de información y de inventar fórmulas para acceder a los datos, la respuesta siempre ha sido la misma: “No resulta posible acceder a lo solicitado por cuanto se debería destinar a un funcionario exclusivamente a la tarea de búsqueda y escaneo, toda vez que no se encuentran físicamente en sus oficinas, razón por la cual debería dejar de cumplir sus labores habituales lo que entorpecería y retrasaría el trabajo que debe cumplir la unidad a la que presta servicio dentro de la organización”.

No es broma y es la respuesta firmada por la Jefa de la Unidad de Acceso a la información y Transparencia de la cámara de diputados cada vez que me niegan la información. El amparo ante la comisión de ética del parlamento nunca tiene respuesta y la denuncia que presenté ante la fiscalía de alta complejidad debe dormir en un cajón.

De los datos que logré, apareció el de un diputado que viajaba a Nueva York, en primera clase con un pasaje que costó USD 8.300, y que recibió un viático de USD 2.860 por 3 noches de alojamiento. Y otro, de un diputado que por día y medio en Ciudad de México recibió un viático por USD 1.200. En esa época lo que recibían alcanzaba USD 800 diarios, que al cambio actual supera los $500.000.

Muchas veces he escrito en esta columna de las fórmulas que han ideado los parlamentarios para poder capear la pega: Permisos sin goce de dieta con un descuento ridículo que ni se acerca al sueldo diario; avisos que deben cumplir tareas parlamentarias; licencias médicas; avisos de salida al extranjero (aunque no sean visitas oficiales), permisos constitucionales para que no les descuenten ni un centavo; avisos de salidas al extranjero combinados con permisos sin goce de dieta en semanas distritales a sabiendas que no les descontaran nada. La lista es más larga y ha sido muchas veces investigada y denunciada.

Pero nada ocurre y nada ocurrirá, porque de todos los que despotrican en redes sociales de los abusos de la nueva casta de chilenos, sólo un 0.00000001% hará efectivamente algo. No esperen nada, ni el ejecutivo mandará una ley ni el judicial investigará. Somos nosotros los llamados a terminar con la frescura y el abuso.

Y el tema no hay que soltarlo.

Etiquetas