Opinión

Se nos fue un grande

Por: Diario Concepción | 10 de Octubre 2018
Fotografía: Cedida

Dr. Francisco Gatica N.
Director de Corbiobío, FACE – UBB

El pasado miércoles falleció don Claudio Lapostol, fundador de Corbiobío. Es una pérdida irreparable para todas y todos los que nos sentimos regionalistas. Su figura era reconocida al nivel nacional porque desde la Región articuló a diversos actores, sin dobles lecturas, pero que respondían a un sentido claro: la urgente necesidad de descentralizar realmente el país para alcanzar un desarrollo territorialmente equitativo.

Tres aprendizajes me quedaron al momento de trabajar con él.

El primero es la importancia de contar con un estilo sobrio, sin estridencias. Para don Claudio la argumentación de la defensa regionalista era siempre cuidando “al otro”, partía del respeto hacia el contrincante, con un sentido muy republicano. Los que lo conocimos siempre vimos en él la búsqueda del objetivo de largo plazo, donde el fondo y forma del mensaje eran igualmente importantes.

Siempre nos enseñó que la descentralización era algo que iba a tomar tiempo, pero que requería astucia y porfía para alcanzar el objetivo superior. Como toda carrera larga, los adversarios son parte del mismo juego y el respeto al otro es fundamental para avanzar.

Un segundo aprendizaje está en su trayectoria personal. En algún momento Lapostol, en tiempos difíciles, decide dejar la comodidad de su vida privada, como gerente de una gran empresa, y da el salto para preocuparse por la “cosa pública”. Reconozco que ese salto no es lo tradicional. Las personas deciden quedarse en el anonimato, en el estado de confort, estando lejos del conflicto y de la incertidumbre que implica la participación en lo público.

Algo visualizó don Claudio que quebró esa tendencia de comodidad, saltando de lo privado a lo público, con honestidad, sin la búsqueda del interés personal. Un salto que solo lo da por convicciones.

Un tercer aprendizaje está en la relación que tenía don Claudio con los más jóvenes (entre los que me incluyo). Le preocupaba contagiar a los más jóvenes de lo urgente de la descentralización para el desarrollo del país. Cuando eres un maestro que marca a las nuevas generaciones, se dice que estás haciendo Escuela. Se dice que estás trascendiendo.

Probablemente, cada persona que conoció Claudio Lapostol tendrá sus propias reflexiones. Sin embargo, independiente de las diferencias, la mayoría pensamos que la Región del Bío Bío ha perdido a uno de sus grandes defensores.

Etiquetas