Opinión

Ponerse bajo la buena sombra

Por: Procopio | 10 de Octubre 2018

Es del tipo de información que suele aparecer dispersa en todo tipo de publicaciones, esta vez, un nuevo estudio del servicio forestal de Estados Unidos, que hace una estimación al concluir que los árboles consiguen salvar 850 vidas al año en ese país y prevenir 670.000 casos de síntomas respiratorios agudos, al reducir notablemente la contaminación del aire, Así, mientras mayor el número de árboles, menor es la contaminación, de ese modo, a mayor concentración de población humana, mayores beneficios de los árboles para la salud colectiva.

En sentido contrario a este reconocido factor de protección, el planeta Tierra muestra progresivo deterioro de su masa arbórea, la deforestación, los incendios forestales, tormentas de viento y los insectos son los principales motivos de la desaparición de bosques. Con fotografías del satélite Landsat 7, se ha investigado 654 mil imágenes satelitales para elaborar un nuevo mapa que muestra la pérdida de bosques, con situaciones diferentes, mientras Brasil redujo su tasa de deforestación de, aproximadamente, 40.000 kilómetros cuadrados al año, a unos 20.000 kilómetros cuadrados al año. Indonesia la duplicó de 10 mil kilómetros a más de 20 mil kilómetros cuadrados al año.

En Chile falta todavía el respeto a los árboles, se les puede cortar con cualquier excusa, no hay vigilancia efectiva. Salvo daño masivo, son vistos como un obstáculo para pasar cables de poste a poste, cuando es tanto mejor soterrar los famosos cables. Para el uso adecuado e intensivo de las superficies para construir, no faltan motivos para eliminarlos. Mientras tanto, a nivel personal, no cuesta mucho plantar un árbol, requiere poco cuidarlo y no termina de hacernos favores, limpiando el aire, guardando pájaros, cuidándonos del sol. El desatendido gigante verde.

PROCOPIO

Etiquetas