Opinión

De gritarle a Jopia a sacar para Tévez

Tienes 31 años y rompes el invicto del club y de un día para otro estás en Fox y en Espn. Uno de los candidatos a ser campeón de América te quiere.

Por: Diario Concepción | 08 de Octubre 2018
Fotografía: Agencia UNO

Tienes 31 años, atajas en Talcahuano y tu equipo suma puntos para terminar el año tranquilo y no pasar mucho susto. En algún momento, el descenso fue tema, el técnico estuvo cuestionado. De pronto, las cosas caminan mejor y se habla de Sudamericana, pero calladitos. Octavos en la tabla, nada para enmarcar. Carlitos tiene frío, siente que el invierno en Chile no termina nunca. Este año sí que llovió.

Tienes 31 años y atajas para Bolivia. El peor equipo de América en las clasificatorias, junto a Venezuela. La valla más batida y cada fecha al paredón esperando que disparen todos, uno por uno. Porque Messi, Neymar, Cavani y todos sus compañeros lo agarraron a pelotazos, como si fuera de trapo. Y sacaba cuatro, cinco, siete. Pero entraba una y perdían igual. Como sea, tomaba luego el avión y dos días después estaba jugando por Huachipato. Pudo pedir descanso, pero no. Su pega es esa: que lo dejen ahí atrás y reciba.

Tienes 31 años y en el verano sonaste en la Universidad Católica. Bueno, al final se trajeron un argentino y la rompe, son punteros, tienen la mejor defensa del torneo.

Era la oportunidad de tu vida. Del Bío Bío te tienes que ir a Santiago y de ahí ya puedes pensar más en grande. Como Martín Rodríguez, Véjar, Soteldo y el “Juanca” Espinoza. Pero todos eran cabritos. Por eso también se llevaron a Otero y Sagal, que saltaron directamente a México y Brasil. Pero tú miras las velas en la torta, tienes 31. La UC ya no fue, quizás ya no llegue otra igual.

Tienes 31 años y eres el que siempre habla con la prensa y saludas a todo el mundo. No por aparecer en todos lados, sino por sencillez, por agradecido del país que te recibió, del hincha propio y rival que siempre te ha respetado, más allá de que sus presidentes estén peleando en La Haya. Esto es fútbol, otra cosa.

Con poco tiempo en el club, rápidamente te transformas en referente y lo sabes. Entiendes que eres un líder y los líderes dan la cara siempre.

Tienes 31 años y rompes el invicto del club y de un día para otro estás en Fox y en Espn. Uno de los candidatos a ser campeón de América te quiere. Al boliviano que toda América agarró a pelotazos, al grandote de Talcahuano que marcha apenas octavo. Y ahora puedes jugar con Tévez, Zárate y Gago. Viejo, no puede ser verdad. Tienes 31 años y eres un niño otra vez. Te haces hincha por la tele, quieres que pierda Cruzeiro, lo escribes en Twitter. No te aguantas ni loco. Y ahora vas en el avión, rumbo a Argentina. Da igual cuanto te paguen y cuantos partidos juegues. Carlitos lo hizo, aunque era imposible. Trabajando. Soñando a los 31.

Etiquetas