Opinión

Entre amenazas y oportunidades

Por: Procopio | 07 de Octubre 2018

Para cualquiera que se vea obligado a tomar decisiones es evidente que es una de las situaciones más generadoras de angustia, la palabra en cuestión parece tener dos orígenes, ambos inquietantes, por una parte, del alemán relacionado con el sentimiento de peligro, sin saber exactamente de qué, y otro del latín, con el significado de estrechez o angostura, lo que sentiría alguien que tenga que saltar una abismo con esas características.

Claro que depende de lo que se juega uno al elegir, de lo crítico que sea acertar o errar, la vida o un super ocho, no es lo mismo, aunque se puede optar por echarle la culpa a los demás de nuestras propias decisiones, sobre todo si la decisión no fue famosa por lo astuta.

Está de moda optar a cada rato sobre instalar industrias, plantas elaboradoras, o de lo que sea y la protección del ambiente. En el nebuloso asunto del cuidado del medio ambiente o el aumento de la producción, hay una franja  limítrofe relativamente fina, por lo cual es difícil tomar una actitud de buenas a primeras.

El ejemplo clásico fue el reclamo por la crianza de cerdos en una comuna del norte, la autoridad pertinente, resolvió cerrar la planta de crianza y faena de manera indefinida debido a los problemas sanitarios que generaban los malos olores que emanaban desde el lugar, dos años más tarde, un 74 por ciento de los habitantes de esa localidad estaría dispuesto a aceptar la reapertura de la planta si se solucionaran los problemas olfatorios.

Si se hubiera puesto en la balanza la generación de empleos y los resguardos de protección ambiental de la empresa, nadie habría naufragado, Puede pasar con el gas, con las represas, los puentes, con casi todo, por no poner las cosas en la balanza de la razón, por hacerle caso, sin más,  al griterío

PROCOPIO

Etiquetas