Opinión

Advertencia a padres renuentes

Por: Procopio | 08 de Agosto 2018

Despedido julio, hace su ingreso el despiadado agosto, cargado de tradiciones ominosas, actuando como filtro, entre los que se quedan en el juego y los que a refunfuñones se acogen a un merecido descanso. Antes de profundizar en este mes presente, es muy interesante no dejar pasar un acontecimiento del mes que hace poco se ha ido, cuando la Primera Sala del máximo tribunal estableció la responsabilidad de los padres demandados por la falta de vigilancia respecto del actuar negligente y culpable de su hijo.

Así fue como la Corte Suprema condenó a los padres de un menor que divulgó imágenes íntimas de una joven en redes sociales, a pagar una indemnización total de $3.000.000, agregando que el hecho revestía especial gravedad por exponer a una niña de corta edad a una vejación pública. Se trata de la transgresión “del deber de vigilancia o cuidado que todo padre o madre debe tener respecto de sus hijos que viven en su casa, hasta que no cumplan la mayoría de edad”.

Para los tiempos que corren, cuando en muchas familias los hijos parecen mandarse solos, puede ser una auténtica sorpresa, tanto para los padres -que han renunciado por comodidad o susto a sus prerrogativas- como para los hijos -que estiman que el planeta les pertenece y todos los demás están de sobra- que los padres mandan y son responsables, les guste o no.

Las conductas de los menores de edad son de responsabilidad de los adultos que están a cargo, la multa no hace otra cosa que poner sobre la mesa una realidad que antes era evidente y que ahora se disimula con toques de modernidad y democracia, en temas donde lo que está en juego es la consecuencia de las propias acciones, y una de ellas es tener hijos bien criados, el tipo de personas que nos hace muchísima falta.

PROCOPIO

Etiquetas