Opinión

Peleas a brazo partido

Por: Procopio | 06 de Julio 2018

A falta de otros argumentos, la razón, por ejemplo, algunos acuden al intercambio de golpes, luchar a brazo partido, una expresión que significa luchar con toda la fuerza disponible y resueltos los contendores a darse sin asco ni tregua. Lo que no queda muy claro es lo del  brazo partido, qué se quiere decir con esto, si es hasta que alguien resulte con un brazo roto en varias partes, o llegar a la contienda con el brazo enyesado o previamente lesionado.

En realidad, la expresión viene desde las guerras feudales, uno de esos capítulos de la historia con violencia y guerras, tan frecuentes y por cualquier cosa, que la iglesia tuvo que conseguir períodos de recreo, para que los pobres campesinos tuvieran la oportunidad de sembrar algo, en medio de continuas peloteras.

En esa época, partido era sinónimo de apartado, o separado. Pelear a brazo partido era separado de las armas, se pelea con los puños,  con uñas y dientes, a patadas y codazos,  como se pueda, algo así como un malentendido futbolístico cualquiera, pero con los brazos desarmados.

La expresión de marras se ha generalizado con el paso de los siglos y de modo figurado alude a cualquier enfrentamiento, aunque en él no se emplee la fuerza física. De tal manera que se puede perfectamente discutir, polemizar, defender una causa a brazo partido, sin recurrir a otro medio que el lenguaje, se trata de una competencia en el intercambio de argumentos o palabras de alto kilovoltaje, en la medida de lo posible, sin garabatos, los planteamientos más sólidos, las expresiones que más finamente apoyan a cada uno de los contendores, una suerte de karate de argumentaciones donde la lengua reemplaza a los brazos, con probado éxito, ya que se sabe que a veces la lengua tiene más letalidad que la espada.

PROCOPIO

Etiquetas