Opinión

Los lobos ocultos en las redes

Por: Procopio | 04 de Julio 2018

Los niños y los adolescentes jóvenes, particularmente, está siendo cada vez más cautivos de los cantos de sirena que se deslizan inadvertidamente entre la multiplicidad de mensajes que ocupan las pequeña pantallas que llevan en las manos con más cuidado que si se tratara de uno de sus propios órganos.

Especialmente la comunidad más añosa, que tuvo la oportunidad de conocer el mundo de otro modo, siente una natural preocupación por las consecuencias de ese interminable diálogo entre la tecnología y los cerebros en formación de las generaciones actuales. Aunque se está claramente consciente que se trata de una oportunidad maravillosa para tener una información que en otros tiempos era accesible a una privilegiada minoría, no es menos cierto que lo que allí aparece no siempre es enriquecedor, sino por el contrario lleva mensajes con grados variables de peligrosidad.

Un experimento social realizado por Coby Persin, conocido en la red por sus videos en los que pone a prueba a la sociedad, resulta alarmante. Este video, en particular, muestra un experimento social realizado a tres niñas de entre 12 y 14 años, quienes se exponen sin medida a los peligros de internet al contactarse y generar un encuentro con un joven que no conocen.

Los encuentros con las niñas, cuyos rostros nunca son mostrados, fueron autorizados por sus padres, quienes quisieron ver qué tan lejos eran capaces de llegar sus hijas luego de conocer a un supuesto joven de 15 años en las redes sociales, aún a sabiendas que en Estados Unidos hay más de 750 mil pedófilos registrados.

Los adultos tenemos que asumir responsabilidades, tomar conciencia militante sobre los riesgos que corren los jóvenes al darle mal uso a Internet, sobre todo porque los lobos en nuestro ámbito continúan disfrazados de ovejas.

PROCOPIO

Etiquetas