Opinión

Lo que dice la cara de cada uno

Por: Procopio | 10 de Junio 2018

La cara es casi el sinónimo de quienes somos, dar la cara es mostrarnos, es una región de nuestra anatomía indispensable para la comunicación, para el afecto, es el centro geográfico de la sonrisa, Con razón, no la llevamos fá- cil e implica muchos resguardos, con respecto a sus numerosas funciones, entre ellas generar confianza, para lo cual es necesario conocernos y para eso la misma cara suele ser una excelente embajadora.

Se describe esta situación de muchos modos, en frases oídas mil veces; tenía cara de pena, me miró con cara inexpresiva, los ojos le brillaban de felicidad, andaba con cara de cansado. Términos que expresan una cierta satisfacción por haber logrado interpretar sentimientos. El asunto cambia cuando las caras no nos dicen nada, porque los rasgos no nos son familiares, explicaría la inseguridad, temor o desconfianza ante lo diferente, caras asiáticas, por ejemplo, con expresiones que no podemos leer, no hay intención discriminadora aquí, es sólo que nos encontramos con otras claves, indescifrables y por lo mismo, inquietantes.

Por eso es que desde hace muchísimo tiempo se ha intentado investigar profundamente este asunto, a ver si podemos, hay quienes que aseguran que les basta mirar las facciones de alguien, para sacar conclusiones sobre su personalidad, sus deseos, sus preferencias, sus debilidades y fortalezas. Sin embargo, es bueno saber que hay quienes han aprendido a decir mentiras con la cara, mediante gestos falsos, falsa preocupación, falsa alegría, falso cariño, desde mentirosos incipientes a profesionales, con razón la gente antigua advertía que las caritas bonitas podían esconder asuntos turbios y que otras más bien feas podían ser pozos de bondad, concluían con un téngase presente: caras vemos, corazones no sabemos.

PROCOPIO

Etiquetas