Opinión

Los peligros de no hacerse parte

Por: Procopio | 05 de Junio 2018

En los momentos más amargos de la guerra, Winston Churchill, en una frase muy repetida, aconseja a estudiantes del prestigioso colegio Harrow; “never, ever, give up”, nunca, jamás, rendirse, aun en las condiciones más adversas.

Es parte de un discurso que ha tenido varias transcripciones, pero da clara muestra de un líder que no está dispuesto a transar lo que realmente importa. Del mismo modo, no debería considerarse la posibilidad de bajar los brazos, estando tanto en juego, en el esfuerzo por motivar a los ciudadanos renuentes, especialmente a los más jóvenes, por incorporarse al trabajo de un país que quiere ser mejor.

Es cierto que el espectáculo que han ofrecido los políticos a la ciudadanía no ha sido particularmente atractivo, dadas las circunstancias, ha habido más oportunidad que antes para mostrar errores de procedimiento, se ha visualizado maniobras de corto alcance, deslealtades, giros bruscos de convicción, negociaciones para conseguir nuevos alineamientos, en fin, el lado un tanto sórdido de la política en apuros, pero, por otra parte, hay también políticos trabajando arduamente en la defensa de sus postulados, genuinamente interesados en hacer las cosas bien, buscando acuerdos para mejor, haciendo la pega, son estos los que deben inspirar a los jóvenes desencantados o abúlicos.

Por otra parte, hay mucho en la parrilla, educación, financiamiento, igualdad de género, buenas prácticas. De ese modo, los jóvenes deben darle una vuelta al modo de pensar, hacer lo posible para internalizar un hecho evidente; que no deberían ser renuentes a ayudar a la construcción del mundo que les espera, no es razonable, para ningún joven, admitir que a su vista y paciencia, otros determinen cómo será el país en el cual les tocará vivir.

PROCOPIO

Etiquetas