Opinión

Lo que no puede pasar de moda

Por: Procopio | 12 de Mayo 2018

Hay situaciones que se repiten; la gente no se porta como debería, eso no sería nada del otro mundo, lo que empieza a ser insufrible es cuando se portan incorrectamente aquellos de quienes se espera que lo hagan de modo ejemplar, personas que por su situación, cultura, cargo u otro montón de condiciones parecidas, se transforman, mal que les pese, en referentes.

Ser referente es por conclusión estar a la vista, ser mirados, consciente o inconscientemente, para actuar de modo parecido, ya que por algo están en el lugar que ocupan. Al ser vistos se les descubre, no habría problema alguno si se les descubriera nuevas y aplaudibles virtudes, la pena es que se les pilla más sombras que luces, más vergüenzas que orgullos.

Hay dos palabras que suelen referirse a la misma dimensión de problemas, palabras que de pronto resultan incómodas, sobre todo cuando hay poderosos motivos para tratar de soslayarlas: Ética y Moral, aunque en realidad, por lo necesarias e indispensables, bastaría con escribirlas con minúscula. Brevemente, para buscar sus significados basta recordar sus raíces, la primera del griego ethos, en el sentido del comportamiento de cada uno de nosotros que pueda ser derivado de nuestro carácter y la segunda del latín mores, o sea las costumbres en un medio social que regulan los comportamientos. No es necesario entrar en la polémica si son en realidad la misma cosa o difieren sustancialmente.

Lo que debemos tener en claro que estamos todos obligados a comportarnos de determinada manera, de lo contrario se habla de falta a la ética, de comportamiento inmoral. Más todavía las clases dirigentes, los líderes políticos y religiosos, si no dan la nota adecuada no deberían estar allí, tendrá que llegar la hora de que se vayan, por insoportables.

PROCOPIO

Etiquetas