Opinión

Tapando el sol

Por: Diario Concepción | 12 de Enero 2018
Fotografía: Diario Concepción

Jorge Condeza Neuber
@jorgecondezan

En la DC ocurre lo que en toda organización que no quiere reconocer un proceso de decadencia generado por sus propias decisiones. Viven y se alimentan de la negación proponiendo una y otra vez asuntos que solo a un grupo de iluminados les resulta correcto (ejemplo Zaldívar).

Y lo mismo ocurre con el PPD, a punto de ser engullido por el PS y el FA, y otros partidos que verán un final muy similar a pesar de creer que por mantener un silencio profundo saldrán indemnes del crítico proceso en el que se encuentran.

Puede ser noticia que 31 connotados miembros de la DC renuncien, y también que sean tratados como desleales y faltos de principios por los “grupos de amigos” que satisfechos y sonrientes quedarán inocentemente administrando un triunfo irreal. La gran noticia debiera ser que la DC aún no se da cuenta en lo que está, porque lo que hoy algunos ven como una disminución pasajera en la representación parlamentaria y una baja recuperable de miles de adherentes, es solo la cosecha final de una siembra donde no hubo abono ni desmalezado. Perdieron 100 dirigentes en los últimos años, pero la realidad es que dejaron ir a millones de simpatizantes. Esa es la verdad, pero claro, no sería un titular sino un epilogo. Y ocurre por culpa de dirigentes que básicamente han girado a cuenta de un soporte histórico exitoso pero que requería revisión, modernización y nuevos liderazgos y han continuado sobregirándose convencidos que la marca era un activo suficiente sin percatarse que los votos, cada día más esquivos, llegaban a cualquier precio.

La DC fue un gran aporte al desarrollo económico y político del país y sus líderes generaron cambios relevantes en nuestra sociedad, pero quedaron atrapados por los triunfos de los 90 olvidando como nacieron y crecieron: con ideas y haciendo cumplir los principios y valores; y ese olvido permitió que el partido se redujera a un conjunto de caudillos cada día más comprometidos con sus intereses personales.

Hay que avisarles a muchos partidos de la NM que esto no terminó aquí, y que la huida de militantes seguirá, sobre todo con RN y Evópoli disputándose el centro político y con un FA que sigue en campaña y que goza de los rendimientos crecientes de la última elección, agregando día a día más afiliados jóvenes y con ganas. En la NM, no solo perdieron parlamentaria y presidencial, equivocaron el diagnóstico y ahora para no perder pan ni pedazo intentan pactar con el FA, que en definitiva es el nuevo ecosistema que claramente no les permitirá vivir.

La necesaria recuperación de la DC implica grandes riesgos y muchas definiciones respecto a valores, áreas en las cuales destacar y principalmente reglas claras y estrictas respecto a la corrupción, que es el hito más importante para definir una marca política hoy por hoy.

Etiquetas