Opinión

De buenos y malos

Por: Diario Concepción | 10 de Enero 2018
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Por: Andrés Cruz Carrasco
Abogado, magíster en Filosofía Moral

¿Es bueno el que ayuda esperando algo a cambio en el futuro? ¿Son buenos los que dan vuelta la espalda al dolor ajeno y luego se golpean el pecho ante tanto sufrimiento en el mundo? ¿Será bueno el que lanza billetes al aire frente a una cámara, con una glamorosa sonrisa? ¿Los que son apuntados por las redes sociales como los autores de las más horrendas inmoralidades y felonías sin juicio previo son los malos?

¿Serán buenos los que alzan pancartas y salen a las calles por la primera causa que se le cruce por delante, sin reflexión, sólo con rabia y ninguna proposición? ¿Serán los buenos aquellos que usan los teclados digitales de manera anónima para acusar de perversos, imbéciles o corruptos a quien sea, aunque sea sin ningún antecedente, pero que apelan a la solidaridad y valentía del que acusa, sin nunca pedir perdón ni asumir su responsabilidad por el daño injustamente ocasionado a otro ser humano?

¿Serán buenos o malos los que reenvían todos estos mensajes con una maliciosa sonrisa dibujada en la cara? ¿Son buenos los que alegan el monopolio del altruismo invocando la exclusividad de sus posiciones que se sustentan en dogmas en desmedro de otras creencias que consideran erradas y falaces?

¿Serán buenos o malos los que se indignan de manera efímera frente a alguna atrocidad e injusticia para luego olvidarse de lo que pasa a su alrededor sumiéndose en su mezquina y pequeña rutina? ¿Serán los buenos adictos a la autosatisfacción, realizando el bien sólo para sentirse bien con ellos mismos? ¿Será siempre bueno lo que dice la mayoría o lo que sustentan los expertos con su complejas y pomposas estadísticas y cálculos de toda naturaleza?

Para el lingüista y científico cognitivo George Lakoff, los marcos conceptuales son estructuras mentales que moldean nuestra visión del mundo, por lo que se usan para moldear los objetivos que perseguimos y que a su vez nos permiten determinar si son buenos o malos. Si en un marco conceptual se admite que “el pobre es flojo e ineficiente”, entonces todo tipo de medida destinada a tratar de equilibrar las desigualdades sociales será mala, ya que la premisa implica que vive cómodamente quien se ha esforzado, con su trabajo.

Los buenos serán los obedientes y disciplinados, los que no cuestionan sino que sólo asumen como dogmas lo que se les transmite. La única manera de reaccionar ante el mal es con el castigo. No hay que dar asistencia a nadie, es lo que se merecen los que no han sido obedientes y disciplinados que deben asumir su condición de no ser autosuficientes. Ese es su castigo, porque así debe leerse conforme al marco conceptual que se ha impuesto por quienes nos forman.

Etiquetas