Opinión

Cada día peor

Por: Diario Concepción | 08 de Diciembre 2017
Fotografía: Diario Condeza

Por: Jorge Condeza Neuber
@jorgecondezan

Si la semana pasada el diagnóstico era que la segunda vuelta se había tornado en un asunto bastante desagradable, lleno de ataques y ofertones y donde ideas y propuestas brillaban por su ausencia, esta semana podemos dar fe de que cada día puede ser peor.

Asumo que las bromas de fraude electoral y eso de meterle la mano al bolsillo a los mas ricos son asuntos planificados con objetivos muy precisos: fidelizar a los votantes de uno u otro lado y lograr que se levanten a votar los que aún están sentados en la abstención y que no ven algo que defender en esta elección. Y digo bromas, porque ambos candidatos tienen historias que contar respecto a elusión de impuestos, uso de información privilegiada y una que otra irregularidad.

Ese candy para el FA de “meterle la mano al bolsillo a los ricos” fue extrañamente neutralizado por el aviso de posible fraude de Piñera, que “solo” buscaba más compromiso con su campaña, ya que logró la “indignación” de la líder del FA que, en un arrebato, marcó su preferencia sin mediar consulta y logró no solo enojar a una parte de las bases, sino que además reducir el espacio de negociación. Nadie sabe para quien trabaja.

Imposible saber quién gana y quién pierde con tanta tontera, pero el costo de todas estas “estrategias” es demasiado alto. Con su denuncia Piñera abusa del sistema de votaciones y escrutinios y nos hace aparecer un país del montón. No defenderé al Servel , incapaz de depurar un padrón con personas de 140 años y cientos de miles de afiliados “fantasmas” que no reficharon, pero aún así, el sistema funciona con márgenes de error muy bajos y donde vocales de mesa actúan honestamente. Y con su frase Guillier definitivamente nos quiere hacer retroceder décadas, con una lucha errada y en que asume que una gran mayoría quiere y desea cambios que una minoría presenta. Recordarle que un 55% no vota, y una opción es que estén cómodos con lo que el país tiene y representa.

A estas alturas la gente ruega que las elecciones sean mañana y terminemos luego con este proceso tan bochornoso, porque, aunque les demos meses de campaña ya no aparecerán nuevas ideas y propuestas relevantes. Incluso algunos sueñan con borrar estos 2 meses y buscar otros candidatos que tomen en serio al país y sus votantes.

Sabemos que la confianza del consumidor activa el consumo, y la confianza de los empresarios activa la inversión. Ambos representan el 60 o70% del PIB. Sin estos dos componentes el país no avanza, aun con todas las ganas que se tengan y la voluntad que se ponga. Y esta semana se deterioraron ambos datos. Los candidatos deben entender que queremos elegir un poder ejecutivo que administre el Estado, con todas sus variables, y nadie les ha dado un poder para hacer y decir lo que quieran, destruyendo de paso la credibilidad que todos hemos ayudado a construir.

Etiquetas