Opinión

Qué bueno que nos pasa esto Concepción

Por: Diario Concepción | 26 de Noviembre 2017
Fotografía: Agencia UNO

Por: Rodrigo Díaz Wörner
Intendente regional

Hay una portada del Diario Concepción de mayo de 2014 que nos sirvió de guía para nuestra gestión. En ella, se mostraba un conjunto de proyectos de infraestructura pública que tenían un evidente retraso, como el Estadio Ester Roa, la Costanera Chiguayante y el Puente Chacabuco, entre otros; bajo el título ¿Qué nos pasa Concepción?

La crítica apuntaba a proyectos que la ciudadanía anhelaba por décadas y que por distintas razones su materialización se había postergado. La bajada del texto era lapidaria: “Las grandes vergüenzas de la segunda ciudad de Chile”. Esa era la región con la que nos encontramos. La misma que en el Erede de 2014 debatía bajo el lema “Región del Bío Bío: levántate y anda”. Una zona desganada, de actores sociales que desconfiaban de sus pares, lo que impedía hacerse cargo de sus propios problemas. Una región que llevaba mucho tiempo criticando lo que faltaba y poco actuando, realizando.

Cuando hablo de esto me refiero a líderes del mundo público, pero también del privado y académico. La confianza y el diálogo escaseaba y para los anhelos que figuraban en la portada de este diario se concretaran era imperativo fortalecer el capital social. Y en eso concentramos nuestras fuerzas. Fue ahí cuando comenzamos a hablar del Bío Bío 2030, con una Estrategia Regional de Desarrollo construida entre todos, que nos permitiera llegar a dicho año convertidos en la región que soñamos.

Probablemente cuando me toque abandonar el cargo de Intendente que la Presidenta Bachelet generosamente me ofreció hace ya casi cuatro años, recordaré tal como ahora esa portada y cómo cada uno de esos proyectos han sido concretados o encaminados trabajando junto a alcaldes, concejales, consejeros regionales y parlamentarios de manera transversal. Habría que sumar a estas obras el Teatro, el Pacyt, el soterramiento de la vía férrea, el plan integral de Aurora de Chile y una serie de otros proyectos que implican un trabajo constructivo importante, pero que sobre todo subsisten y se inauguran gracias al diálogo, a la confianza de que pese a que somos distintos podemos llegar a acuerdos.

Algunos días atrás logramos firmar el convenio para la recuperación y uso eficiente del Lago Laja. Este hito parte también en 2014 con una serie de desconfianzas que con el tiempo y el diálogo se fueron apagando, dando paso a un resultado fructífero que se encamina en el desarrollo sustentable que nuestra región merece. Bío Bío 2030 es una realidad cuando nos acercamos y hoy estamos mucho más cerca que hace tres años.

Hoy, a días de entrar en el último mes del año, es importante comenzar a hacer balances de lo conseguido y definir los desafíos que quedan por concretar. Los medios de comunicación pueden marcar el camino resguardando el cumplimiento de los anhelos de la ciudadanía ya sea a través de cuidar la ejecución de obras en los plazos estimados, como también apoyando el trabajo mancomunado entre el mundo público, privado, social y académico que hoy se está dando con fuerza en Bío Bío y que si los liderazgos siguen concentrados en lo que nos une y no en lo que nos divide, seguirá rindiendo frutos. Qué bueno que nos pasa esto Concepción. Sigamos por este camino.

Etiquetas