Opinión

Cuando hablan de volver al campeonato regional...

Por: Paulo Inostroza | 09 de Octubre 2017
Fotografía: Romilio Pasmiño G.

Hablar del Regional es hablar de un fútbol extinto donde la plata no era lo más importante. Tal vez, ni siquiera era importante. No había muchas lucas y tampoco sueldos impagos. Vestir la camiseta de ese Vial o Naval era un honor tan grande que muchos chicos jugaban gratis. Los clubes no te firmaban. En ese entonces, te conquistaban hasta enamorarte y no podías dejarlos. Tu corazón les pertenecía para siempre. Raro era ver al emblema de un equipo cambiarse al cuadro vecino. Ni loco. Ni por toda la plata del mundo. ¿Se imagina al “Chano” San Martín defendiendo a Schwager?

Hablar del Regional es hablar de identidad local. La gente de Tomé sentía al Marcos Serrrano como su equipo, la gente de Lirquén trabajaba en la fábrica de vidrios y después de iba directo a la cancha. Nadie era hincha de Colo Colo o la “U” porque quedaban muy lejos y los niños no andaban por la calle con camisetas del Barcelona o Manchester United. Los jugadores se retiraban y tenían pega asegurada en la comuna para siempre y eso hacía que siguieran caminando las veredas del pueblo para transmitirle su historia a los más jóvenes.

Contarles un cuento lindo. Hablar del Regional es hablar de equipos que perfectamente podían estar compitiendo en la Primera División de Chile, pero no les interesaba. Que Santiago junte los suyos porque nosotros acá tenemos otros mejores. Armaban partidos amistosos contra Wanderers, Colo Colo o ese Audax Italiano lleno de figuras y ganaban los del sur.

Y no era sorpresa. En la capital sabían que allá en el Bío Bío había equipazos. No por nada, Naval representó a Chile en los Juegos Olímpicos y nadie encontró que era descabellado. Hablar del Regional es hablar de estadios llenos. Mirar fotos de esa época y encontrarse con tipos delgados de pantaloncitos cortos y, de fondo, siempre una galería donde no cabe una persona más. Repletas. Con lluvia o sol, el domingo se juntaba la familia completa para ver al equipo de la ciudad. A los mismos que veías en la panadería, en la pega y comprando un diario en el kiosco. A los tuyos. Cinco mil personas en tribunas era un fiasco. Hoy, sería para el aplauso. La próxima semana comenzará el “Hexagonal del Bío Bío”.

Jugarán los chicos del “Conce” y Lota y visitarán comunas siempre olvidadas como Tomé, Hualqui y Santa Juana. Para algunos es un intento por volver al campeonato regional de los ‘50 y ‘60, pero eso es imposible. Es como volver al cassette. Pero todo suma y lo primero es sacarse ahora mismo esa camiseta de Manchester y partir a la cancha a ver a los tuyos. Sentirlos tuyos. En familia, ahí a la vuelta.

Etiquetas