Mundo

El inédito operativo que ha logrado rescatar a 8 de los 12 niños atrapados en Tailandia

Por: César Herrera - La Tercera | 09 de Julio 2018
Fotografía: La Tercera

Los ojos del mundo están puestos en el operativo contra reloj que busca rescatar a los 12 niños y su entrenador de una cueva de Tailandia. El reciente fin de semana cuatro de los menores ya fueron salvados de la caverna de Tham Luang, en el norte del país asiático.

Este lunes la operación continuó con éxito. Cuatro menores más fueron liberados por 13 buzos internacionales y cinco tailandeses, quienes, tras el salvamento, realizaron una pausa para reponer botellas de aire comprimido y evaluar la segunda etapa del procedimiento.

Los niños que permanecieron atrapados desde el 23 de junio en la cueva fueron trasladados en helicóptero hasta el Hospital federal de Chiang Rai.

Operativo

La jornada de este lunes comenzó tras una pausa de 10 horas, una vez que los tanques de oxígeno repartidos en el interior de la cueva fueran reemplazados. El plan que han mantenido y hasta el momento ha sido efectivo es: sacar de uno a uno a los niños con el fin de evitar el pánico entre ellos, explicó el líder de los rescatistas Narongsak Osottanakorn.

El camino para concretar una liberación, incluso para los buzos profesionales, puede llegar a tardar 11 horas en un viaje de ida y vuelta, en la que seis horas son dedicadas para el ingreso y cinco en el retorno. Por su parte, los menores deben caminar, escalar y bucear por la ruta de escape, por lo que no se descarta que dure varios días el operativo.

El domingo fue el “día D”, momento clave para rescatar a los niños, describió Osottanakorn. “Hemos alcanzado la máxima preparación. Clima perfecto, agua y la inducción de los niños física y mental”, añadió.

Salvamento

Para concretar el rescate cada menor es escoltado por dos buzos profesionales, uno adelante y otro atrás, quienes los guían a través de una cuerda ya instalada. Es uno de los profesionales quien lleva el tanque de oxigeno del niño para librarlo de su peso.

Además, durante la semana los menores recibieron clases básicas de emergencia, para que puedan utilizar los implementos necesarios para el procedimiento (buzos, traje, botas y casco).

Una de las zonas más difíciles es la “intersección en T”, un pasaje en forma de tubo que “sube y luego baja”. Su estrechez no permite a los buzos pasar con el tanque de aire, por lo que deben quitárselo, pasarlo y después cruzar. Después de este tramo llegan a la cámara tres, donde hay un campamento de base. En este punto los rescatistas y los niños pueden descansar e incluso salir de la cueva caminando si el nivel de agua lo permite.

El sábado, el nivel de agua en la cueva disminuyó 30 centímetros, pero el panorama continuará empeorando debido al regreso de las lluvias monzónicas y el 15% de oxígeno donde están los niños. “Es una guerra contra el agua y el tiempo”, señalan las autoridades.

Etiquetas