Editorial

Patología mental en adolescentes chilenos

Para los especialistas en salud mental, el aumento de cuadros de angustia y depresión resulta de una sociedad que presiona cada vez más a los adolescentes en todos los ámbitos de la vida, sobre todo, en la relación con sus pares, referentes de primer nivel en esta etapa de la vida.

Por: Editorial Diario Concepción | 16 de Marzo 2019
Fotografía: Diario Concepción

La adolescencia no ha sido nunca una etapa sin dificultades en la vida de mujeres y hombres, los cambios que se experimentan en esa etapa son de tal magnitud que se pone a prueba a plenitud la capacidad de adaptación, al afectar todos los planos del desarrollo, desde los aspectos estructurales físicos , a la fisiología y el funcionamiento de la mente, más cambios evidentes, como resultado de todo lo anterior, en la relación con los demás, desde el entorno familiar, a la relación con pares y la sociedad en general.

La evolución de la sociedad, la cultura predominante, no ha hecho más que aumentar las posibilidades de conflicto en los adolescentes, ya que las formas y el contenido de las comunicaciones han cambiado profundamente y, de igual manera, su calidad e intensidad, la tecnología ha puesto en manos de un adolescentes una herramienta que puede ser, al mismo tiempo, su principal ruta de contacto con otros y su más letal amenaza, un factor, añadido a todos los demás que pueden explicar el aumento preocupantes de la pérdida de salud mental que progresivamente muestra la juventud chilena.

En términos globales, la Organización Mundial de la Salud ha expresado su alarma ante el cuadro de salud mental de los adolescentes en el mundo. Siendo la depresión la patología más frecuente y discapacitante entre los jóvenes de 10 a 19 años. El suicidio es la tercera causa de muerte en este grupo de edad, a nivel mundial, tras los accidentes de tráfico y el Sida.

En nuestro país, según cifras del Ministerio de Salud, en los últimos cuatro años, las consultas por estos males de jóvenes de entre 15 y 19 años aumentaron más del doble que las de adultos, siendo la depresión y los desórdenes emocionales los de mayor aumento, las consultas por este tipo de trastornos en el sistema público aumentaron 10% y llegaron a más de 387 mil atenciones el último año.

Hay que recordar que según la definición de salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades, sin embargo, el componente social y mental de la salud no tiene todavía el debido reconocimiento en cuanto al impacto a la calidad de vida de las personas o las comunidades, especialmente en lo que se refiere a la salud de los adolescentes, al considerar que esta es sana por naturaleza, un supuesto que no siempre es correcto.

Para los especialistas en salud mental el aumento de cuadros de angustia, depresión o trastornos de personalidad, resulta de una sociedad que presiona cada vez a los adolescentes, no sólo en lo académico, sino en todos los ámbitos de la vida, sobre todo, en la relación con sus pares, referentes de primer nivel en esta etapa de la vida. El contacto mediante redes sociales, mostrando modelos ideales de felicidad, de aspecto físico, de indicadores de éxito, puede ser profundamente perjudicial parar quien sienta que no alcanza esos estándares.

Es por eso que el acoso por las redes sociales puede tener efectos graves en los jóvenes, hasta llevarlos a atentar contra su propia vida. Los adultos de las familias han tenido un papel de tutoría y protección de los jóvenes, el actual escenario demanda un acercamiento y compromiso harto más cercano, la advertencia ha sido puesta sobre la mesa, no hay espacio para desatenderla.

Etiquetas