Deportes

Preparación y cuidados para rendimiento de elite en deportes universitarios

Por: Diario Concepción | 05 de Agosto 2019
Fotografía: Raphael Sierra P.

Mg. Víctor Pérez Galdavini
Académico Kinesiología
Facultad de Medicina Ucsc

A casi tres semanas del término de las XXX Universiadas (Olimpiadas Universitarias) Nápoles 2019 y en pleno desarrollo de los Juegos Panamericanos Lima 2019, es bueno reflexionar sobre lo que pasa con los deportistas universitarios de elite de nuestro país.

Si bien varias instituciones de educación superior otorgan opciones de ingreso a deportistas destacados, además de facilidades para asistir a eventos como los mencionados y también algunos beneficios en términos de apoyo económico, a nivel país son pocas las que tienen una política que favorezca el desarrollo de estos estudiantes, tanto en el deporte como en los estudios.

En más de una ocasión hemos escuchado una expresión triste y también preocupante: “la universidad es el cementerio de los deportistas”. Aquí surgen dos interrogantes: ¿qué requiere un deportista universitario para ser considerado de elite? Y ¿qué preparación debería tener alguien de estas características, que compite al máximo nivel?

En cuanto a lo primero, el deportista debe tener una trayectoria que por lo general incluye participaciones en selecciones regionales y/o nacionales, y por lo tanto una intensa dedicación en términos de tiempo a la preparación técnica, táctica y física de su deporte.

Ello debería significar que entrene a diario (a veces dos veces por jornada) y que tiende a viajar mucho a distintos torneos, manteniéndose en constante competencia.

En relación a la preparación, hay varios matices a considerar y tener muy presentes. El primero de ellos es el apoyo de su institución en lo que se refiere a asistencia a clases, rendir evaluaciones, tutorías para permitir el buen desarrollo académico y que la incertidumbre en este aspecto pueda generar una preocupación, un estrés adicional.

Pero, además, debe tenerse en cuenta el importante desgaste físico y psicológico que sufre un estudiante deportista. Es así que parte importante de su preparación y cuidado debe enfocarse en la recuperación y mantención de sus cualidades y capacidades motrices, la rehabilitación de lesiones, una alimentación adecuada para su nivel de actividad física y cognitiva. Y, finalmente pero no menos importante, debe contar con apoyo psicológico para sobrellevar las responsabilidades, frustraciones y éxitos propias de su carrera y de su actividad deportiva. Ante lo anterior, cabe preguntarse: ¿Lo estamos haciendo bien en Chile?

Etiquetas