Deportes

UDD y Virginio Gómez animaron vóleibol masculino de Adesup

Universidad del Desarrollo y el Instituto Profesional Virginio Gómez animaron una vibrante jornada de vóleibol en Casa del Deporte. La victoria fue cómoda para la visita, pero los objetivos del IPVG van más allá de un resultado. Por el lado del equipo que dirige Catherine Pastor, sueñan con seguir arriba y pelear palmo a palmo ante los grandes favoritos.

Por: Carlos Campos | 10 de Junio 2019
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Era notoria la diferencia dentro de la cancha, pero por entusiasmo, ganas y esfuerzo en el Virginio Gómez no se quedaron. El pasado miércoles en la Casa del Deporte se vivió una entretenida jornada, válida por la sexta fecha del torneo de vóleibol en Adesup.

Los protagonistas eran el quinto y décimo de la tabla: UDD e IPVG, quienes alcanzaron a jugar tres sets, en partidos que se juegan al mejor de cinco. La victoria fue clara para la visita por 13-25, 14-25 y 17-25, aunque en el último parcial todo fue muy estrecho y recién sobre la parte final se logró resolver en favor de la visita. “Nos costó un poquito, porque cuando tu rival muestra un nivel más bajo, sin querer te vas confiando y los subestimas. Igual hubo un par de jugadores con los que no pudimos contar, que son muy importantes, pero ganamos y cumplimos el objetivo”, comentó la entrenadora del sexteto de la UDD, Catherine Pastor.

Por el otro lado, el técnico del IPVG, Daniel Andrade, comentó que “tratamos de hacer siempre buenos partidos, pero hay veces que resulta y otras no. Pero más que el resultado, hay bastantes cosas más que me dejan muy tranquilo”.

Unidad

Podrán estar compartiendo con Inacap el último lugar de la tabla, pero es valorable y destacable que en el Virginio Gómez juegan felices y con un real espíritu deportivo. No hay reproches para quien falla ni grandes retos desde la banca. Son un equipo afiatado que parece una familia. “He estado enfocando todo el trabajo en ser un equipo y de a poco lo hemos conseguido. La idea es que se apoyen, peleen las pelotas, no se den por vencido y celebren juntos. Nos ha dado resultado esa fórmula y eso suma. Me interesa trabajar personas más que todo”, aseguró Andrade, muy orgulloso y reflexivo sobre el presente de un equipo en el que está a cargo desde seis años.

Perdieron ampliamente ante la UDD, pero se quedaron jugando y entrenando como niños cuando el partido ya había terminado. Una media hora, aproximadamente, los chicos del IPVG entrenaron junto a su técnico, tratando de aprovechar al máximo los minutos que tenían para corregir errores y potenciar las virtudes. Hay espacio para la risa y buena convivencia. No es que disfruten las derrotas o les dé lo mismo cada resultado, pero su foco está puesto en ser realmente un equipo. “He tratado de trabajar eso y los chicos me han ayudado mucho también. Pero cuesta mucho y es un trabajo que requiere harto tiempo. No hay que olvidar que es un juego, por más que haya que convivir con muchas personalidades distintas. Trato de aprovechar siempre los 10 o 20 minutos que hayan, ya que hay chicos que trabajan y no siempre está el tiempo ideal. Ahora por lo menos entienden lo importante que es entrenar … antes no. El objetivo principal es ser un equipo unido”, afirmó el entrenador del IPVG.

Finalmente y, mientras su grupo de trabajo comparte el último rato de ejercicio en el parquet de la Casa del Deporte, Andrade recalcó que “quizás no podamos ganarle a la UdeC o la Ucsc, pero el objetivo no siempre es lograr el triunfo. Y en el caso que perdamos, ganamos igual. El resto se irá dando solo y con el paso de los partidos. Este año tuve mucho recambio y en Virginio las carreras son cortas también, por lo que debo empezar de cero todos los años. La mayoría de las carreras duran dos años y así no se alcanza a formar un deportista. De a poco voy buscando estrategias para que mejoren rápidamente, aprendan y puedan competir a buen nivel. Mi base es que disfruten el juego y a base de eso se irán soltando como plantel e individualmente”.

Solidez

Se notaba en UDD un equipo muy trabajado. Cada chico conocía su función en la cancha y la cumplía casi a la perfección. El resultado pudo ser mucho más holgado, pero pasó por el relajo de la visita que todo duró más en Casa del Deporte. “Vamos súper bien y sólo hemos perdido un partido, que fue ante la Ucsc. Contra ellos es un encuentro de esos que se pueden perder. En el resto de partidos hemos andado muy bien, ubicándonos entre los seis primeros de la competencia. Vamos a ver si podemos pelear ante los grandes hasta el final. Para este año el objetivo es ese, medirnos con Ucsc, UdeC y Unab, sin subestimar a los demás rivales, ya que hace unos días jugamos contra U. Santo Tomás y ganamos 3-2 en un duelo súper apretado. A veces los niños se relajan”, señaló Catherine Pastor, entrenadora del equipo de volley de la UDD.

La profesora del cuadro que jugó como visitante el miércoles en la Casa del Deporte, agregó que “hay muy buenos jugadores y tenemos ilusión de llegar arriba. Tenemos a Felipe Concha que es el capitán, al ‘Seba’ Díaz que es seleccionado del país, más los chicos que jugaron este partido. Es un grupo que tiene experiencia y puede lograr cosas importantes. Tenemos 20 alumnos inscritos y para una universidad eso es poquito. Ellos entrenan dos veces a la semana, siendo responsables y muy conscientes. Hay horarios que nos complican, como el que nos tocó en esta fecha (15:15 horas), por ejemplo. Pero tenemos la suerte de tener un coordinador de deportes que es super ordenado. Así, con él tenemos una garantía, ya que nos manda la programación de todos los partidos a comienzo de año. Hay talleres para los chicos que tienen 100% de asistencia, por lo que se deben organizar bien los partidos. Tenemos un grupo de jugadores que se ha puesto la camiseta del equipo”.

Etiquetas