Deportes

UdeC: universidad donde el deporte es protagonista

A lo largo de su historia, la Universidad de Concepción ha impulsado diferentes disciplinas deportivas, haciendo un nombre en la región y el país. Además de competir y destacarse permanentemente en Adesup y en las finales nacionales universitarias, en sus diferentes campus cuenta con una gran variedad de ramas y actividades internas, tanto competitivas como recreativas.

Por: Samuel Esparza - Ricardo Cárcamo | 22 de Mayo 2019
Fotografía: Cedida

Desde su fundación, la Universidad de Concepción es considerada una de las casas de estudio más prestigiosas del país y Sudamérica. En sus aulas acoge a miles de estudiantes, que la eligen tanto por su nivel académico como por una extensa tradición en otras áreas. Una de ellas es el deporte.

Reconocida es la importancia que brinda a este ámbito. Ello se nota, por ejemplo, en sus becas deportivas, que ofrecen el beneficio de la exención de cuota básica y arancel anual de la carrera. Asimismo, cuenta con la Unidad de Deportes, departamento encargado de generar instancias deportivas, recreativas y de actividades masivas de integración para toda la comunidad universitaria.

En el aspecto deportivo, el trabajo de la UdeC se realiza vía programas. En lo competitivo, existe el Programa de Representación Deportiva Institucional, que incluye las selecciones que compiten en instancias universitarias y federadas. Su éxito en el ámbito competitivo se plasma en Adesup, torneo universitario que se juega a nivel regional con las especialidades de atletismo, básquetbol, fútbol, futsal, balonmano, judo, natación, rugby, taekwondo, tenis (disciplina piloto), tenis de mesa y vóleibol. En varias, al ser animador constante logra clasificar a las finales nacionales, donde también ha tenido buenos resultados en varias disciplinas a lo largo de su historia.

En el ámbito interno, existe una gran variedad de actividades, entre ellas, los Talleres Deportivos que permiten practicar deportes todo un semestre. El principio es que se desarrollen sistemáticamente tres veces por semana, con una oferta semestral de 33 talleres de diversa índole, a los cuales se puede acceder sin distinción de habilidades motrices o físicas. Anualmente, se ofrecen más de 3.500 cupos vacantes para estudiantes y funcionarios para una gran variedad de actividades y disciplinas deportivas.

Otro programa son las Competiciones Internas, que comprenden los campeonatos interfacultades, intercarreras y olimpíadas. Y, finalmente, destaca el Programa de Actividades Deportivo Masivas, donde se incorporan corridas y cicletadas, que se caracterizan por ser de mayor interacción con la comunidad.

Deporte entre facultades

La instancia deportiva interna más representativa es el campeonato Inter Facultades e Intercarreras, que cuenta con una participación masiva de estudiantes. Su organización depende de Deportes UdeC, que en conjunto con los grupos estudiantiles formales logra desarrollar esta actividad.

Las disciplinas presentes son: fútbol, básquetbol, vóleibol y tenis. En el caso del baloncesto, se hace un torneo anual que congrega a más de 500 alumnos al año. Mientras, el fútbol realiza dos campeonatos en el año divididos en Invierno y Oficial, reuniendo a más de 1.500 alumnos.

Por su parte, en el tenis se juegan siete campeonatos individuales para las series, más la Copa Master por categoría con los mejores jugadores del año. En total congrega alrededor de 120 alumnos al año. En cuanto al vóleibol, se realiza un torneo anual en damas y varones, agrupando a unos 200 alumnos anualmente.

Vocación por el deporte

“En un año centenario se repasa mucho la historia, y lo que se ve es que la Universidad de Concepción fue concebida con una mirada adelantada por su fundador, que veía la formación académica con sus complementos, como el deporte. Los antecedentes muestran que, en 1931, surgen los campeonatos interfacultades y lo deportivo empieza a ser relevante”, sostiene el jefe de la Unidad de Deportes, Víctor Méndez.

El funcionario agrega que “ya en la década del 40’ hay antecedentes al respecto, la construcción de la Casa del Deporte es uno, lo mismo que la organización de torneos. Entonces, esta tradición viene prácticamente desde su creación como polo de desarrollo académico del sur de Chile”.

Ramas deportivas

Al interior del club deportivo del Campanil la gimnasia rítmica, el rugby y el vóleibol se han ganado su espacio, no solo al interior de la casa de estudios, sino que en la comunidad en general.

En el caso de la gimnasia rítmica, nace en 1994, como una escuela formativa en la UdeC, debido a la gran necesidad de la Región en fortalecer este deporte desde sus inicios. En 2003, ingresa al Club UdeC, lo que permitió participar en las competencias a nivel federado y entrar al ranking nacional dentro de las selecciones chilenas, teniendo un gran equipo en todas sus categorías y niveles hasta hoy.

Actualmente, la integran chicas desde los 4 hasta los 23 años, con un total de 50 participantes. Ketty Hammersley, gerenta de esta rama, sostiene que “además contamos con un gran proyecto formativo social y deportivo, que lo llevamos desarrollando hace seis años, llamado ‘El rescate de la femineidad a través de la gimnasia rítmica’. Su objetivo es llegar a todos los colegios para que desarrollen este deporte, que por sus características está hecho para la mujer. ¿De qué forma? A través de perfeccionar gratuitamente cada 15 días a los profesores que realicen en su establecimiento el taller de esta disciplina. En diciembre 2018, logramos reunir 800 jóvenes, y nuestra meta es masificar este deporte en la región como un medio de vida para nuestras mujeres, ya que ‘el deporte abre puertas y grandes oportunidades“.

Además, agrega que “nuestro club tiene en desarrollo las dos caras de la moneda en esta disciplina: por un lado, el crecimiento técnico de formación para la competencia a nivel regional, nacional e internacional, y por otro, su masificación en todos los rincones de la Región, para dar la oportunidad de crecer y desarrollarse a través de un deporte”.

En relación al vóleibol, “todos los deportes en la UdeC son antiguos, no aparecen en 1994 cuando se refundó el club deportivo, pues se quería que el fútbol ingresara al profesionalismo”, explica Cristian Hernández, primer técnico en esta nueva etapa del vóleibol y que estuvo 15 años en el club.

De esa primera etapa, comenta que “siempre participamos del ámbito universitario y del federado. Jugábamos las competencias de la Asociación de Vóleibol de Concepción y como rama universitaria, siempre lo más importante era el nacional de Conaude en esos años, de Educación Superior, que hoy es Fenaude”.

Hernández también destaca la marca que dejó en él la universidad. “Para mí, fue una escuela de aprendizaje extraordinaria. Para mi formación profesional recibí siempre un apoyo de mis jefaturas, de Felipe Neira, que fue el jefe de Deportes muchos años. Fue la mejor época de mi vida, y que después llegara a dirigir a una selección nacional y al extranjero, pues trabajé en Argentina, principalmente, se lo debo a mis 14 años en la UdeC. Guardo los mejores recuerdos, y hasta el día de hoy me sigo juntando con mis exjugadores una vez al año. Ahora, haremos una actividad especial por los 100 años, nos mandaremos a hacer uniformes con el logo del centenario”.

Actualmente la UdeC es protagonista permanente en Adesup y también en los nacionales universitarios, en damas y varones. En 2018, fue tercera en el torneo femenino y segunda en la competencia masculina. Además, en 2017 se unió a las ligas nacionales de la disciplina, en ambas categorías, comenzando en la serie A3. Hoy, se encuentra en la división A1 con los dos equipos.

En relación al rugby, en el nuevo inicio del CD UdeC este deporte también fue protagonista. “En ese momento se decide darle un reimpulso al deporte. De las universidades más grandes del país era la única que no tenía su club deportivo, y se incorporaron las ramas más desarrolladas y con más historia. En ese entonces (1996), teníamos dos divisiones, y al año siguiente comenzó un trabajo formativo”, indica René Muñoz, primer presidente de la rama de rugby cuando pasó al club deportivo.

De ese proceso, comenta que “fue ordenar un poco la casa. Al incluirnos en el club, pudimos organizarnos mejor, tener certeza de los recursos financieros disponibles, pues la universidad hacía un aporte económico importante. Tener una dirigencia, encabezada por don Marcos Israel. Podíamos ser mejor acogidos en algunos lugares, con más seriedad, organización y respaldo (…) Un sello de la UdeC es que a nivel deportivo su objetivo no es ganar como sea, a costa de quebrar el club, como le pasó a instituciones importantes. La instrucción siempre ha sido seriedad en todos los compromisos: lo que se acuerda se cumple. Hay rigurosidad, responsabilidad”.

Mauricio Cares fue jugador y hoy es tesorero de la rama del rugby, que actualmente cuenta con series infantil, intermedio, juvenil, universitario, femenino, adulto y senior mayores de 35 años. “El apoyo de la UdeC permitió tener un entrenador permanente, pero el crecimiento mayor fue en los 2000, cuando se tuvieron todas las series menores, desde los 10, 12 años, hasta un equipo adulto. Eso no hubiese ocurrido si no pasábamos al club deportivo”, asegura.

Agrega que “una característica es que es un club formativo. La mayoría de las instituciones funcionaban, por ejemplo, al alero de colegios que tienen ramas, y ahí se forman los jugadores para pasar después a los primeros equipos. En este momento, clubes que se dediquen al tema formativo a nivel país seríamos nosotros, la U. Católica, Stade y Sporting en Viña. Y en ese plan, sirve mucho el apoyo de la universidad, pues el nombre del CD UdeC es súper potente, te da un plus, siempre ha atraído gente”.

De la proyección del rugby, Cares afirma que “consolidar la estructura formativa, y el proceso en que estamos hoy, con jugadores que partieron hace dos años y medio con otro tipo de formación, estarán listos para competir al primer nivel en dos años más. Por eso, esperamos el 2021 participar del principal torneo del rugby nacional. Y aprovechar a quienes están en sus años universitarios, entre los 20 y 26 años. Para eso, se necesita contar con un plantel de 50 jugadores”.

Etiquetas