Deportes

Motores ’19: La evolución del nuevo Hyundai Veloster

Por: Daniel Kuschel | 04 de Febrero 2019
Fotografía: Gildemeisiter Chile

Una mejora sustancial con respecto a su primera generación exhibió Hyundai de su hatchback deportivo asimétrico, Veloster. Un auto que en su primer lanzamiento agotó las unidades antes, incluso, de que se hiciera una estrategia de marketing, y que en este modelo nuevo mejora de forma considerable los reparos que podría haber dejado en el camino.

Para esta ocasión, probamos la versión Premium, que equipa un motor 2.0 litros DOHC 16V de ciclo Atkinson con 147 Hp y 179 Nm de torque, asociado a una caja automática de seis velocidades, que logra un rendimiento mixto de 14,2 km/litro.

Cuenta también con cuatro modos de manejo, Eco, Normal, Sport, Smart, siendo este último sólo para caja automática, los que actúan sobre la dirección, la sensibilidad del acelerador y la gestión de caja.

La primera sensación es el cambio considerable en la respuesta de la unidad motriz, con una mejorada reacción a la necesidad de potencia y una también perfeccionada distribución de la relación de caja de cambios, más allá de que no sea de una respuesta inmediata. Su vocación deportiva aflora, sobre todo, al conducirlo en modo Sport, en el que el motor se recupera con mucha más energía.

En términos de conducción, la dirección es notoriamente más directa, lo que permite una mejor comunicación con el auto. La suspensión está muy bien trabajada para terrenos parejos, lo que permite que el auto tenga mucho aplomo al tomar curvas en alta velocidad. Dada su performance más deportiva, cuando el camino es algo más imperfecto se tiende a sentir con más dureza la suspensión, algo en lo que influye también el perfil de los neumáticos.

En lo que respecta a su diseño, deja de ser tan curvilíneo y pasa a ser más afilado, en la línea actual de los modelos de Hyundai, aunque manteniendo detalles característicos como su capot alargado o la asimetría en lo que respecta a sus puertas, con sólo la del piloto a la izquierda y dos a la derecha. La luneta trasera es pequeña y mantiene un portalón largo, además del doble escape en el parachoques trasero.

En su interior pueden viajar hasta cuatro personas muy cómodas, incluso en los asientos traseros, aunque por el corte del chasis las personas altas podrían tener alguna complicación atrás.

El Hyundai Veloster viene también con un alto equipamiento, entre lo que se incluye desde la versión de entrada aire acondicionado, alarma, alzavidrios eléctricos, asiento del conductor regulable en altura, cierre centralizado, asientos trasero abatibles (60:40), comandos de audio en el volante (con ajuste en altura y profundidad), espejos eléctricos, encendido automático de luces, tomacorrientes de 12v y sistema multimedia de fábrica con 6 parlantes, pantalla táctil de 7”, puertos AUX/USB y soporte para Apple CarPlay y Android Auto.

Además, agrega en la versión Value un segundo puerto USB (sólo para carga), espejos abatibles eléctricamente, llave inteligente con botón de encendido, entre otros, mientras que el modelo Premium objeto de esta prueba  suma a lo ya mencionado climatizador automático, control crucero y espejo interior fotosensible.

Finalmente, en términos de seguridad, incluye anclajes ISOFIX, cámara de retroceso y frenos ABS, y desde la versión Value en adelante agregan seis Airbags (2 en la de entrada), control de estabilidad, asistente de partida en pendiente y asistente de estacionamiento trasero.

Su precio de lista va desde los $12.590.000 para la versión de entrada Plus, mientras que la versión Premium utilizada en esta prueba tiene un precio de lista de $14.590.000.

Etiquetas