Deportes

Cristóbal Henríquez, campeón chileno de ajedrez: “Si los niños aprovechan su tiempo pueden llegar lejos”

El Gran Maestro y joven figura del deporte nacional, animó una simultánea en Concepción, donde aprovechó de contar parte de su historia y aconsejar a los más chicos.

Por: Samuel Esparza | 09 de Septiembre 2018
Fotografía: Lukas Jara M.

Dice que haber estado sentado  junto a la ex Presidenta Michelle Bachelet, quien en 2007 lo condecoró como el mejor deportista chileno menor de 12 años, es una de las experiencias más hermosas que le dio el ajedrez.

Una década después, Cristóbal Henríquez (22) confirmó con creces todo lo que se proyectaba de él, siendo el primer chileno en pasar de ronda en una Copa del Mundo y el segundo en conseguir el título de Gran Maestro (lo hizo con apenas 16 años), marcando una senda que bien puede llevarlo a convertirse en el mejor ajedrecista nacional de la historia.

Ese es el calibre de la figura que ayer visitó Concepción traido por Entel, para protagonizar una serie de actividades encabezada por una simultánea en el Mall Mirador Bío Bío y un torneo rápido en el Club de Ajedrez Concepción. Paso donde el capitalino aprovechó de compartir sus experiencias en el deporte ciencia y aconsejar a los más pequeños, aquellos que dan sus primeros movimientos frente al tablero.

Atreverse a ser ajedrecista

 Cristóbal reconoce que dedicarse al ajedrez fue una decisión difícil. “De pequeño tuve discusiones con mi familia, mi hermano me decía que continuara en el deporte, mi papá tenía aprensiones entendibles por la inseguridad económica. Mis logros finalmente me convencieron, además que nada me llena ni apasiona como el ajedrez”, dice.

En ese sentido, el capitalino es honesto al hablar del casi nulo apoyo que hay en el país para su disciplina. “En mi caso, siendo campeón de Chile y Gran Maestro, no tengo el apoyo suficiente que debería tener por parte del Estado; debiese haber un cambio de visión respecto de que sí se puede vivir del ajedrez, haciendo clases y viajando a torneos. Y que es más que estar sentado, porque a mí me ha permitido conocer un montón de países, de no ser por el deporte jamás habría ido a Europa, Asia y a gran parte de Sudamérica. Por eso digo que si a un niño le gusta el ajedrez y tiene talento, o está decidido a esforzarse, no debe tener miedo de hacer lo que le gusta”, manifiesta.

Con todo, Henríquez dice que hay un precio qué pagar. “Chile se mantiene dentro de los 50 mejores países del mundo, pero muy lejos de las potencias, sobre todo en términos de inversión. Ejemplos sobran: en Islandia, los grandes maestros reciben 3 mil euros mensuales; en Perú, Bolivia o Estados Unidos, tienen sueldo; en Argentina, hay becas para los más destacados, pero en Chile no hay nada, estamos en pañales y así no se entusiasma a las nuevas generaciones. Tenemos jugadores talentosos que pueden llevarnos a buen nivel, pero se necesita una inversión privada y del Estado;  Irán lo hizo y ahora tiene un equipo olímpico que pelea los 10 primeros lugares, algo que logró en cosa de años”, asegura.

Aun así, el deportista aconseja a los que recién comienzan, a no dejarse desmotivar y utilizar el tiempo libre para crecer en el deporte. “A los niños les diría que aprovechen el tiempo, ellos no tienen que responder en la casa y se pueden dedicar completamente al ajedrez, estudiar ocho o 10 horas si quieren. Tienen que concentrarse, enfocarse, porque entre los ocho y los 18 años, pueden progresar muchísimo, inclusive llegar a títulos de Gran Maestro; con dedicación y sin temor a seguir una carrera deportiva”, sentencia.

Etiquetas