Deportes

Mujeres deportistas: ¿ser mamá es un obstáculo para sus carreras?

Tener un bebé para gran parte de la población femenina es un sueño, pero muchas de ellas trabajan en el deporte y miran con mucho recelo la opción de ser madres. Embarazarse les implica un largo proceso fuera de competencia. ¿Es justo privilegiar la maternidad o los éxitos deportivos? Protagonistas cuentan sus experiencias.

Por: Carlos Campos | 30 de Julio 2018
Fotografía: Jacqueline Aguilera

Catalina se levantaba como cualquier día, se preparaba para entrenar y seguir trabajando en su rutina. Una atleta que con solo 18 años ya acumulaba gran cantidad de experiencia, participaciones y triunfos no solo a nivel local o nacional, sino que sudamericano, encontraría en su ruta al éxito deportivo, un pequeño gran obstáculo.

Talento había y hay de sobra. Un gran futuro también, pero un natural acontecimiento cambió su vida. Fue madre. Su carrera deportiva estuvo lejos de acabar, lo tomó con calma y hasta siguió compitiendo. Eso sí, ese espíritu positivo no es la realidad de muchas, por más que la capacidad, esfuerzo y poder de superación que pueda tener cada una sea enorme.

Las mujeres luchan día a día contra muchas injusticias. El ser madre suele ser siempre una gran bendición y alegría, pero en el caso de las deportistas, tiene un alto precio. Sobre todo en las de élite.

¿Es muy difícil?

Por diversos factores, ser mamá nunca es sencillo, se encuentren o no trabajando. Criar a un recién nacido requiere dedicación casi absoluta, por mucho apoyo que pueda haber del entorno.

Catalina Bravo lo vivió así. Ella vive en Chillán y lanza el disco. Es una exitosa atleta, récord nacional, participante de Panamericanos, Sudamericanos y ganadora de los Juegos de la Araucanía. Con 19 años en este momento y un bebé de solo cuatro meses, ella relata su experiencia. “Fue complicado. El período más duro fue durante el embarazo. Me enteré, lo asumí y sabía que habría cosas que tendría que dejar de lado. Tenía que cuidarme más con las comidas y sobre todo al entrenar”, reconoce.

Y además es muy sincera. “Tenía muchos planes y no puedo decir que estaba feliz cuando supe del embarazo. Tuve joven a mi hijo. Yo prefería ser deportista y en un tiempo más ser madre. Uno está en todo su derecho de postergarlo para no desviarse del camino del deporte. Debes estar segura de querer tener un bebé. No es que suceda mágicamente tampoco, pero ser mamá no es fácil. Si alguien dice ‘sabes que no quiero tener hijos porque estoy privilegiando mi futuro como deportista’, perfecto, es válido y entendible”, agregó.

Javiera Faletto es mediofondista y, desde hace años, se luce como una de las atletas más destacadas de la zona. Tiene 26 y ni se le pasa por la cabeza ser madre. “Dentro de todo lo lindo que es ser mamá, que un bebé siempre es una bendición y todo eso, debe ser terrible”, comentó de entrada la atleta.

Faletto dio sus razones. “Bajo la experiencia de compañeras u otras niñas que no son deportistas y son madres, me imagino lo que sería para una como deportista la maternidad. Por el tema de los entrenamientos, viajes y descansos, entre otras cosas, es complicado. En mi caso, actualmente, no está para nada en mis planes”.

La atleta coronelina fue más allá incluso. “Después del embarazo resulta haber casi una especie de dóping natural, por las hormonas, que quedan muy elevadas. Para una deportista que fue madre, retomar el entrenamiento puede ser muy beneficioso. Lo ideal, de hecho, es mantenerse en forma durante el embarazo para retomar lo mejor posible los entrenamientos. No se trata tampoco de tener un hijo para subir mis hormonas. Los niveles de fuerza aumentan mucho”.

Catalina Bravo, atleta chillaneja.

Todo cambia

Si para una profesional común y corriente el embarazo implica una modificación brusca de su rutina, para una deportista que trabaja con su cuerpo, esto significa un doble sacrificio. “El deporte me llena y es una de las dos cosas que más amo en mi vida, junto a mi hijo ahora. Una se ve limitada por el bebé, con cosas nuevas y otras que no está acostumbrada a hacer. Hay ejercicios que no podrás realizar porque tu cuerpo no es capaz de desarrollarlos. Estás limitada y no lo puedes controlar. Ves, además, los torneos encima donde varias niñas les está yendo bien y quieres retomar. Hay torneos donde pudiste haber ido perfectamente, pero tienes que aguantarte y pensar que será para la próxima”, dice Bravo.

Particularmente, ella no dijo adiós al deporte al enterarse de su embarazo. “Competí embarazada dos veces, aunque para la primera no sabía que lo estaba. Tenía dos meses para los Panamericanos y cinco en los Juegos de la Araucanía. Al octavo mes de embarazo dejé de entrenar para darle descanso al cuerpo. Me cansaba más”, reconoce. Y como no, si estaba a un par de semanas de tener su bebé.

¿Fue peligroso? Ella agregó que “no tuve problemas nunca. Mucha gente me decía que debía alejarme del deporte porque era peligroso en ese caso, pero cuando uno va al kinesiólogo o al médico y conversa con ellos sobre ejercicios, consejos o ir bajando las cargas, sí se puede. Hay que tener cuidado y estar clara que uno se cansará mucho más de lo normal y estará irritada, pero la verdad no hay mucho cambio”, afirma con seguridad.

Javiera Faletto no duda al decir que “para mí, quedar embarazada sería postergarme. Incluso puede ser, en algunos casos, un término de carrera. El hombre puede seguir con su vida normal, pero para la mujer es distinto. Debe acarrear con muchas más responsabilidades. Competir embarazada es hasta riesgoso para una y la guagua. Yo no estaría dispuesta a dejar mi hijo en una sala cuna después, por ejemplo. Cuando tome la decisión de ser madre, será porque tendré tiempo, estaré muy preparada y con las condiciones para serlo. Es un tema complejo porque todos tenemos sueños y aspiraciones en la vida también. Ser mamá es una decisión muy importante y lo ideal es planificarlo. Hay muchas cosas por hacer todavía. Los tiempos han cambiado, antiguamente a mi edad (26) la gente ya tenía bebés. Lamentablemente, ser madre es un obstáculo para otras cosas. Por algo las mujeres se demoran cada vez más en tener guagua. Hay muchas atletas seleccionadas como Fernanda Mackenna o Macarena Reyes, que no pueden ser mamás y tienen más de 30 años. Les implica perder uno o dos años de atletismo y a esa edad la vida del deportista ya se hace cada vez más corta”.

Javiera Faletto, atleta coronelina.

¿Hay respaldo?

Y más allá de quienes siempre están apoyando, como familiares o amigos, que seguramente y casi por inercia nunca se apartarán de la mujer, ¿se sienten seguras al momento de embarazarse? Las que tienen becas, ¿las pierden? Hay ejemplos de deportistas que han quedado sin “protección” y casi a la deriva deportivamente.

Uno de ellos es el de la tenista de Estados Unidos, Serena Williams, quien pasó de ser número uno del mundo a ubicarse en el lugar 491 del ranking, al momento de volver a jugar tras haber dado a luz a su hija Alexis Olympia. La Women’s Tennis Association (WTA) solo protege el ranking de sus tenistas durante ocho torneos. Aquello, sin duda, presiona desde el punto de vista físico y sicológico, toda vez que apura a las mujeres a volver lo antes posible a competir.

Algunos de sus pares en el circuito masculino, Roger Federer y Jo Wilfried Tsonga, por ejemplo, se tomaron cinco días y un torneo, respectivamente, en el momento que sus parejas se embarazaron. Diferencias enormes. En el caso local y quienes son beneficiadas con la beca Proddar (Programa de Becas para Deportistas de Alto Rendimiento), que consiste en un incentivo económico a quienes destacan a nivel internacional, ¿qué seguridad tienen de seguir recibiéndolo ante la posibilidad de quedar embarazadas? Hay dudas en el ámbito deportivo.

La atleta Catalina Bravo dijo que “tenía esa beca, pero la perdí. Me la quitaron, supuestamente, por rendimiento deportivo. Le pasó a varios deportistas y no solo a mí. Dependía del rendimiento del sudamericano juvenil al cual yo no pude ir dado que me bajaron de la selección. Hice la marca necesaria, pero por temas de dinero desde la federación bajaron a una cantidad grande de atletas y llevaron solo a cinco”.

Eso sí, valora que “el apoyo es fundamental y le doy gracias en ese sentido a mi mamá, entrenador y sicólogo deportivo. Es súper raro que alguien te hable para prestarte apoyo y a mí me pasó que un box de entrenamiento (La Bóveda Crossfit) me ofreció auspicio. Fueron capaces de ver más allá del embarazo, dándose cuenta que una puede retomar el entrenamiento y volver. Lo más común es que quienes te auspician te digan que no pueden y lo retomarán después. Hay que agradecer a las empresas o a quienes te siguen apoyando”.

Ilustración | Andrés Oreña P.

Javiera Faletto señaló que “no sé cómo funcionará ahí el sistema de becas. Sé que los deportistas con beca son evaluados en torneos sudamericanos e internacionales. En caso de lesiones y, con respaldo de un médico, la beca se mantiene. Desconozco qué pasa con los embarazos. No conozco casos, aunque tengo la sensación de que quitan la beca”.

Por lo mismo y ante las dudas, el Seremi del Deporte del Bío Bío, Juan Pablo Spoerer, explicó que “esto está establecido y regulado en el decreto supremo número cuatro del año 2015, que establece este incentivo económico. En el artículo cuarenta, inciso tercero, se señala que en caso de embarazo, nuestras deportistas mantienen el beneficio del Proddar durante el embarazo. Además, una vez nacido el bebé, en un período posterior al nacimiento, correspondiente a un año y 84 días corridos, establecido para los efectos de lactancia y cuidados de primera infancia. Posterior a este periodo, se define en conjunto con el entrenador o cuerpo técnico, un nuevo plan de entrenamiento y los nuevos eventos fundamentales por los cuales se evaluará la continuidad del incentivo económico Proddar. Esta nueva evaluación es consensuada e, incluso, una vez ocurrida el evento fundamental, viene una nueva evaluación, donde naturalmente se diagnostica si se mantiene, disminuye o retira el incentivo”.

Juan Pablo Spoerer, seremi del Deporte del Bío Bío.

Finalmente, Spoerer agregó que “tenemos un período importante de protección a la maternidad de nuestras deportistas. En ese sentido podemos tener grandes deportistas de nuestra Región como Melita y Antonia Abraham, Sofía Alarcón, Yoselyn Cárcamo, Josefa Vila, Maria José Maillard, que tienen plena seguridad y protección en el caso que decidan ser madres, para compatibilizar su carrera deportiva de rendimiento, con la defensa de la maternidad”.

Etiquetas